VÍDEO: Cunit ultima la réplica de su búnker de la Guerra Civil

Estará musealizado para conocer es periodo de la historia

José M. Baselga

Whatsapp
La obra constructiva está a punto de acabar.

La obra constructiva está a punto de acabar.

Cunit ultima la construcción de un búnker como el que había en la playa durante la Guerra Civil y que se levantó en previsión de un ataque por mar de las tropas franquistas tras la toma de Mallorca.

De aquella construcción durante años quedaron unos pocos vestigios pero ya no había ni rastro. El Ayuntamiento pretende recuperar esa memoria histórica y encargó la reconstrucción de esa defensa de costa idéntica a como la que había ya que quedaron imágenes.

La obra ha entrado en la fase final y en los próximos días acudirán a la localidad investigadores de la Universitat de Barcelona para la musealización interior de esa  defensa. 

Una de las imágenes que quedan del búnker.

Habrá audiovisuales y paneles que expliquen cómo era la vida en la localidad en esa época, la manera de construir esos puntos de vigilancia a cargo de los vecinos junto a las tropas republicanas y cómo finalmente el ejército golpista atacó por aire con bombardeos junto a la aviación nazi y la fascista italiana.

Proyecto europeo
La recreación del búnker de la Guerra Civil en la costa de Cunit forma parte de un proyecto europeo de la Universitat de Barcelona sobre las defensas de costa y del Institut d’Estudis Penedesencs para la recuperación de la memoria histórica. 

Trabajos de construcción del búnker.

Una vez acabado será el único musealizado y visitable de los 8 que hay entre Sitges y el Francàs. El de Les Madrigueres en la playa de Sant Salvador sigue en pie pero totalmente dañado. El de Cunit será una construcción de unos 40 m2 con espacios exteriores de una superficie similar protegidas por muros de defensa. 

A principios de 1937 en Cunit ya había una línea de trincheras que se extendían en unos  2.000 metros. Ese mismo año se incorporaron, con la mano de obra de los vecinos que se turnaban para los trabajos, nidos de ametralladoras en las zonas de L’Estany, Tres Pins y la masía de Segur. 

Hubo además un sistema de comunicación entre todas las defensas levantadas a lo largo de la costa para advertir del esperado ataque.
Artilladas

Las de primera línea de playa  eran fortificaciones artilladas. En las zonas más elevadas había construcciones de vigilancia con artillería. Sin embargo tenían escaso alcance. Los proyectiles apenas llegaban a la orilla por lo que se centraron en la vigilancia. 

El búnker que se levanta en  Cunit quedará en una tramo del nuevo paseo marítimo junto a las oficinas municipales de Turismo. Las obras tienen un coste de 65.000 euros. 

Temas

Comentarios

Lea También