Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tecnología de última generación para el Celler de Vila-seca

l fin de semana sirvió para que los ciudadanos conocieran de primera mano el espectacular proyecto museístico y cultural previsto para el equipamiento

Eduard Castaño

Whatsapp
Un grupo de visitantes asiste a una de las sesiones informativas. FOTO: DT

Un grupo de visitantes asiste a una de las sesiones informativas. FOTO: DT

El Ayuntamiento de Vila-seca espera aprobar este viernes el espectacular proyecto cultural de futuro del Celler. El espacio no sólo está pensado como un museo enológico, sino que también albergará otros muchas iniciativas culturales de las que actualmente adolece la localidad. Proyectado por Pere Domènech i Roura, hijo del brillante arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner, el Celller de Vila-seca es una joya del Noucentisme catalán muy próxima a su ‘renacimiento’ gracias al ambicioso plan municipal, que acompañará dicha apuesta con otras para convertir esta zona del municipio en la gran isla cultural de Vila-seca.

Este pasado fin de semana sirvió para que los vilasecanos pudieran conocer de primera mano cómo está a día de hoy, cuál es el proyecto y qué opinión tienen al respecto los vecinos del municipio. La respuesta no pudo ser más positiva entre los grupos que disfrutaron de las sesiones informativas repartidas en las dos jornadas. «Estoy sorprendido, muy gratamente. La verdad es que no esperaba un proyecto tan llamativo», señalaba uno de los visitantes. Tampoco faltaron las palabras de la concejala de Cultura, Coneixement i Relacions Cíviques, Manuela de Moya, recordando que todo el proyecto «cuenta con la subvención  de 2 millones de euros del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)» de los 8 que costará la rehabilitación, cuyos trabajos durarán 18 meses.

Sensacional visita

Pero, sin duda, lo más llamativo del fin de semana fue la espectacular visita para conocer cómo será este equipamiento museístico y cultural. La misma comenzó con la explicación del proyecto, que corrió a cargo de la arquitecta Berta Grau, jefa de proyectos de Espinet Ubach. Estuvo acompañada de dos responsables museísticos que formarán parte del equipo encargado de dar contenido al espacio.

Grau reflexionó sobre cuál es el trabajo a realizar para revalorizar el edificio, resaltando que «hay que rehabilitar los elementos arquitectónicos existentes, abarcar la construcción de nuevos volúmenes y la intervención que habría que llevar a cabo en el interior». En este aspecto destaca la luz natural que entrará en el Celler con una gran cristalera, además del espacio multifuncional de su interior, con la posibilidad de poder ofrecer espectáculos como cine o teatro gracias a sus gradas telescópicas y móviles (con aforo de 517 butacas o 945 personas de pie si estas se recogen). En un anexo se levantará un pabellón de servicios, con cafetería y tienda.

Aunque la parte más llamativa, antes de la visita ‘in situ’ el Celler para conocer su actual estado, fue la experimentación de la tecnología de realidad virtual con que se equipará la instalación. Los visitantes disfrutaron de una recreación de la casa de Ana Frank desde una de las salas del Castell de Vila-seca. Es la idea que se quiere implantar en el Celler.  Tecnología de última generación para un emblema ‘noucentista’. Una combinación perfecta.

Temas

Comentarios

Lea También