Segundas oportunidades en la adolescencia

Los alumnos de la UEC de Salou se acercaban a la realidad laboral del municipio a través de proyectos como el ‘Tastet d’oficis’ antes de la pandemia

José Antonio Clua

Whatsapp
Los alumnos hacen de profesores de pastelería, por un día, dentro del proyecto ‘Entre nosaltres’. FOTO: Cedida

Los alumnos hacen de profesores de pastelería, por un día, dentro del proyecto ‘Entre nosaltres’. FOTO: Cedida

En el centro de formación continua Atenea se encuentra la UEC (Unidad de Escolarización Compartida) de Salou. Es el lugar al que se derivan a aquellos alumnos, de entre 14 y 16 años, que no se adaptan a la dinámica escolar del instituto. 

Allí, con un plan de apoyo individualizado para cada alumno, el objetivo es recuperar su interés para que puedan obtener el título de graduado en ESO con una metodología que les motive, les devuelva la confianza en las posibilidades de éxito personal y refuerce los aprendizajes, evitando el absentismo y el abandono escolar. Se intenta basar las materias en su vertiente más práctica, creando espacios para que los alumnos puedan conocer más de cerca diferentes profesiones a través de  proyectos como, por ejemplo, el del ‘Tastet d’oficis’. 

Es en el marco de este proyecto que aprenden las labores de un auxiliar de cocina en ‘La Goleta’, restaurante ubicado en la Playa dels Capellans. Allí, entre fogones, preparan la comida para ellos y el personal, con lo que aprenden a cocinar platos que les gustan mientras hacen las prácticas de uno de los tres oficios de los que consta el programa.

El dueño de ‘La Goleta’, don Emilio Vicente, lleva una década colaborando con la UEC y dando formación a sus alumnos. «Estamos muy contentos con ellos. Aquí cuando vienen son unos chicos muy respetuosos y nunca hemos tenido ningún problema», explicaba antes de que la Covid-19 cambiara la manera en que nos relacionamos, al menos hasta que exista una vacuna y la pandemia pase a los libros de historia.

Allí conocimos cómo se desarrollaba el innovador modelo de educación de la UEC de Salou. Señala la concejala de Serveis Educatius, Julia Gómez, que «la UEC hace un gran trabajo», ya que «cuenta con tres profesores dedicados, totalmente, a los alumnos, lo que se ve reflejado en los buenos resultados que ellos/as obtienen».

Uno de los objetivos de la unidad es recuperar la confianza de los alumnos en ellos mismos

Para la concejala, los proyectos que se realizan en la Unidad de Escolarización Compartida como el ‘Tastet d’oficis’ «potencian la motivación de los jóvenes, dándoles la oportunidad de conocer, de primera mano, los diferentes oficios que pueden desarrollar en el municipio».

Otro de los proyectos que sirven para acercar a los alumnos a la comunidad es el de ‘entre nosaltres’, donde son ellos los que enseñan, por un día, a los pequeños de una escuela de la localidad lo que han aprendido en el taller de pastelería.

Recuperando su futuro

Potenciar conductas positivas que permitan un crecimiento saludable. Lograr que los jóvenes se relacionen y participen en actividades adoptando actitudes positivas, superando inhibiciones y prejuicios. Conseguir que los chicos se formen una autoimagen ajustada y desarrollen la autoestima.

Estos, entre otros, son objetivos añadidos de los educadores de la UEC cuando comienza un nuevo curso. Robert Nieva, director de la unidad desde hace once años, explica que dedican muchas horas de trabajo a cada alumno para que ellos puedan recuperar las riendas de su futuro. 

Judith, que llegó al centro este último curso, recuerda su paso a la UEC desde el instituto como una liberación. En el instituto todo eran problemas con los compañeros y los profesores. En cambio en la unidad «se centran más en ti. Te escuchan». 

Como recuerda Robert, el ratio alumnos/profesor es muy bajo, lo que permite una atención personalizada de los educadores. Ellos se involucran en las vidas de los alumnos y les ayudan a superar situaciones difíciles de afrontar en la adolescencia. De hecho, Judith ha vuelto a encontrar las ganas de estudiar. «Quiero trabajar en una oficina. Y no de pie todo el día en una cocina» comenta como lección de las prácticas. Con una personalidad arrolladora y la ayuda de Robert y su equipo, no cabe duda de que Judith logrará el título de la ESO. 

Ese era, también, el objetivo de Alba, acabar. Ella ya estaba en 4º de ESO y llegó a la UEC porque «me daba todo igual». Aquí ha recuperado las ganas y el interés por las cosas sintiéndose parte de una familia, la que forman todos los alumnos de la unidad. Porque, cuando les derivan a la UEC, los chicos saben que se encontrarán con compañeros de clase que han tenido problemas muy parecidos a los suyos.

«Yo me lo paso bien aquí» nos contaba Dinio. De carácter amable y sonriente, quiere ser Guardia Civil. Ese es uno de los objetivos de la unidad, recuperar la confianza de los alumnos en ellos mismos, que sientan cómo, con su esfuerzo, se les vuelven a abrir todas las puertas de su futuro. Un futuro que esperemos esté libre de pandemias. 

Temas

Comentarios

Lea También