Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Miró se marchó a París con una brizna de hierba de Mont-roig»

El artista barcelonés es uno de los protagonistas del volumen ‘Pintura catalana. Les avantguardes’, que abarca desde 1906 hasta 1939 y analiza 150 obras de 40 autores

Javier Díaz

Whatsapp
El artista Joan Miró, en la playa de la Pixerota de Mont-roig del Camp. FOTO: Ernest Scheidegger

El artista Joan Miró, en la playa de la Pixerota de Mont-roig del Camp. FOTO: Ernest Scheidegger

«El periodo de las vanguardias fue una época esplendorosa y confusa, un momento histórico apasionante desde el punto de vista social y tecnológico en medio de dos guerras mundiales. Y los artistas se enfrentan a esta confusión para dar una respuesta desde las artes», explica el doctor en Historia del Arte y profesor de la Universitat Autònoma de Barcelona Joan Minguet, que ha dirigido Pintura catalana. Les avantguardes, nuevo volumen de la serie de Enciclopèdia Art sobre las grandes creaciones catalanas. 

El libro abarca desde 1906 hasta 1939 y analiza 150 obras de 40 artistas, entre ellos Joan Miró. «Es un personaje singular que rompió la relación Barcelona-París de los Modernistas, se marchó a París con una brizna de hierba de Mont-roig del Camp y desde allí pintó su mundo de aquí», dice Minguet, que destaca que cuando se coge un periodo tan amplio (de 33 años) es «imposible encontrar unidades. Hay bloques con cierta coherencia, pero lo que caracteriza a este periodo es diversidad y poca cohesión en el mundo del arte». 

Pintura catalana.

Les avantguardes va más allá de autores conocidos como Miró, Picasso o Dalí y repasa «muchos otros artistas del movimiento de vanguardia, abierto y complejo, que convivió con el Noucentisme y la modernización de las infraestructuras culturales del país», señala Montse Frisach, periodista especializada en arte. Un Noucentisme que «respondía a las necesidades de la burguesía catalana de la época, profundamente conservador», apunta Minguet. 

Los artistas de vanguardia fueron quienes crearon una réplica de este «mundo oscuro», rechazando las pautas éticas y estéticas. «Por tanto, era muy lógico que la burguesía no quisiera este tipo de obras. De hecho, Eugeni d’Ors no entendía el cubismo», dice Minguet.

Relación con la tierra
Para el artista Pere Jaume Borrell, conocido como Perejaume, el nacimiento de la vanguardia y su esplendor «no es más que un subsuelo agrario y barroco que se enciende a primeros de siglo. Es un arte que va radicando y que estalla en aquel momento. No es fruto como se ha dicho de la burguesía y de la revolución industrial, estos son el marco donde estalla la vanguardia», insiste. Por ese motivo, tanto Perejaume como Minguet destacan la relación de algunos artistas con la tierra, como es el caso de Miró con Mont-roig del Camp o Picasso con Gósol. 

Precisamente, el Mas Miró de Mon-roig acogerá el próximo mes de julio un acto de presentación de este nuevo libro de Enciclopèdia d’Art. Con anterioridad ya se hizo en el Museu Picasso de Barcelona y pasará también por el Museu d’Art de Girona, el Museu Jaume Morera de Lleida, el Museu d’Art de Cerdanyola y la Fundació Vila Casas de Barcelona.

Temas

Comentarios

Lea También