Malestar en Altafulla por el reparto de Correos desde Torredembarra

La compañía asegura que es una manera de optimizar el servicio, pero los sindicatos advierten que se intenta desmantelar la oficina

JOAN BORONAT

Whatsapp
Oficina de Correos en la Avinguda Marquès de Tamarit de Altafulla.  FOTO: CEDIDA

Oficina de Correos en la Avinguda Marquès de Tamarit de Altafulla. FOTO: CEDIDA

El reparto de la correspondencia en el municipio de Altafulla se realiza desde las oficinas de Correos de Torredembarra, sistema de distribución que se inició el lunes 26 de octubre. Por este motivo, buena parte del personal de la oficina de Correos situada en la Avenida Marquès de Tamarit de Altafulla ha sido trasladado a la vecina localidad, de donde parten los vehículos llenos de cartas y paquetería con destino a los ciudadanos altafullenses. La estafeta de Correos en Altafulla ha quedado limitada ahora a la recepción de correspondencia de salida. Asimismo, tendrá en depósito aquellos paquetes o notificaciones que no hayan podido ser entregadas en su momento a fin de que el destinatario lo pueda recoger, tras el aviso dejado en el buzón.

Quejas de usuarios

Antonio Mariscal, propietario de un comercio en la Avenida Marqués de Tamarit advierte que «es impresionante la cola de gente que diariamente ser forma por la mañana ante la oficina de correos, seguramente por la falta de personal; significa más de una hora de espera».

A la vez, denuncia el cierre de la estafeta los sábados desde hace ya varios meses, «lo que imposibilita recoger notificaciones y paquetería a quienes durante la semana trabajan fuera de Altafulla».

Teresa Croft, otra usuaria, directora de una escuela de idiomas en la localidad, indica que en octubre recibió un sobre enviado desde Inglaterra en junio, y el hecho de «transcurrir jornadas sin recibir correspondiencia y al otro dia ver el buzón lleno a rebosar».

Fuentes de Correos han explicado que la medida responde a un plan de reorganización que permitirá ‘optimizar’ el servicio. Esta razón no es compartida por los sindicatos, que advierten que en realidad se está intentando desmantelar el servicio y las oficinas de municipios con menos habitantes, a fin de agrupar las tareas en centros de mayor población para evitar-afirman-reforzar la plantilla, según ha explicado Enrique Martín, secretario del sector postal FeSP-UGT Tarragona.

Para el representante sindical estos cambios «implicarán una pérdida en la calidad del servicio» y advierte que Correos es un servicio público básico. A la vez, Martín reclama una mayor presión política para intentar que la oficina de Correos en Altafula no desaparezca.

Por otro lado, el grupo en la oposición, Alternativa Altafulla (AA), defiende que el servicio público de Correos ha de tener un papel vertebrador en el territorio e insta al resto de grupos municipales a formar un frente común para garantizar el mantenimeinto del servicio y, por añadidura, los derechos laborales de los trabajadores de la oficina de Altafulla.

Temas

Comentarios

Lea También