Las cabalgatas vuelven a las calles de la Costa y recuperan la ilusión de los más pequeños

A excepción de Creixell, que ha suprimido la rúa, en el resto de localidades las familias han seguido el recorrido de Sus Majestades en la calle con mascarilla, pero con escasa distancia de seguridad

C.SIERRA-G.MORENO-J.CABRÉ

Whatsapp
Sus Majestades no llegaron este año en barca, pero recorrieron Cambrils en sus flamantes carrozas y con mucho público. foto: À. Ullate

Sus Majestades no llegaron este año en barca, pero recorrieron Cambrils en sus flamantes carrozas y con mucho público. foto: À. Ullate

La ilusión que emanan los más pequeños posiblemente no será la vacuna definitiva para combatir Ómicron o cualquier variante del maldito coronavirus, pero sí irradia optimismo por los cuatro costados. Este brillo en los ojos ha sido más destellante que nunca en las calles de Cambrils, Salou, Vila-seca, Torredembarra, Roda de Berà, Vandellòs i l’Hospitalet, Mont-roig, Miami Platja, Altafulla... y en el interior del Casal Municipal de Creixell.

Es la Noche de Reyes, el día en que la magia está muy presente y nada ni nadie puede ensombrecerla. Por esta razón, ellos han salido a la calle (junto a sus padres o familiares). Tapados con gorro, bufanda y guantes... Y mascarilla. No ha importado la tela que tapaba parte del rostro y que ha escondido expresiones de asombro, sonrisas sinceras... El brillo en los ojos reflejaba la felicidad que emanaban.

Sus Majestades saludaron a los asistentes desde el balcón del Ayuntamiento acompañados del alcalde Granados. foto: Àngel Ullate

Solo en Creixell los niños han esperado en el Casal y no en las aceras para ver a los Reyes Magos. Ha sido la única localidad de la Costa que por precaución ha preferido que la magia estuviera bajo techo, pero igual de potente que en las localidades vecinas con rúas y desfiles de Sus Majestades, pajes y toda una extensa comitiva.

La rúa más temprana ha sido en Vila-seca. Con los últimos rayos de sol y con un frío llegado por rachas de viento, sus majestades han llegado a lomos de un caballo. Han rodeado la ciudad hasta llegar al Castell, donde se ha proyectado un mapping y han sido recibidos por el alcalde Pere Segura. En Vila-seca han sembrado el recorrido de caramelos y la gente ha llenado el recorrido, saliendo de la acera cuando alguno de los dulces caía cerca de sus proximidades. En La Pineda y en La Plana también ha habido cabalgata recuperando en los tres núcleos la magia del día 5.

El Rey Gaspar, con mascarilla, a lomos de un caballo, recorriendo las calles de Vila-seca. foto: À. Ullate

En Salou, los Reyes Magos lo han hecho al revés. Primero han sido recibidos en el Ayuntamiento y luego han recorrido las calles. Ante la mirada y la expectación de los niños, Sus Majestades han aparecido en el balcón del consistorio para saludar al público. El alcalde, Pere Granados, ha dado la bienvenida y les haya entregado la llave mágica, que permite entrar en las casas para dejar regalos.

Tras el recibimiento, un castillo de fuegos artificiales ha iluminado el cielo. Los vítores de los niños han sido rápidamente silenciados por el estruendo de la pirotecnia. Luego ha venido la rúa. Cada uno de los Reyes ha salido en su propia carroza, pero había más carruajes, en los que han ido los pajes reales y en otras las cartas y el carbón... que también tenía destinatarios en la ciudad.

En Cambrils la tarde más mágica del año se ha celebrado prácticamente como en 2019, antes de la pandemia, pero con las restricciones básicas para evitar aglomeraciones y una propagación del virus. Los ayudantes de Sus Majestades, la Associació d’Antics Alumnes La Salle, han decidido renunciar a la tradicional llegada en barca al puerto para que los cambrilenses no se acumularan en la fachada marítima.

Entrega de regalos en la plaza Josep Valls Ibern, en Torredembarra.foto: Anna F.-Aj. Torredembarra

La presencia de Sus Majestades ha empezado en Cambrils tras un espectáculo pirotécnico. Melchor, Gaspar y Baltasar han iniciado la cabalgata desde el raval de Gràcia para repartir ilusión y alegría entre los más pequeños. Una de las novedades ha sido la incorporación de dos nuevas carrozas cedidas por la organización del Carnaval de Tarragona, así como la modificación del número de pajes y heraldos, una cifra menor por cuestiones de seguridad.

Tras recorrer calles y plazas, la cabalgata ha llegado al Ayuntamiento. Allí los tres Reyes Magos han sido recibidos por el alcalde, Oliver Klein, quien les ha hecho entrega de la llave mágica para abrir todas las casa del municipio. También los niños y niñas han podido entregar sus cartas y charlar brevemente con su rey favorito.

En Torredembarra, Sus Majestades han llegado por mar y han realizazdo tres paradas, en el barrio marinero de Baix a Mar en Clarà y en el pueblo, en el Castell. La rúa ha devuelto a los niños a la calle que han podido ver de nuevo a los Reyes en el desfile. 

En Mont-roig y Miami Platja también ha habido desfile de Sus Majestades. El itinerario en el núcleo turístico ha mantenido el mismo recorrido que antes de la pandemia y en el de Mont-roig se ha cambiado la llegada, al parque Maria Martori, para evitar aglomeraciones.

En Vandellòs i l’Hospitalet se ha repartido el formato del pasado año, procurando que el desfile fuese visible desde ventanas y balcones para reducir el número de familias en las calles. En Altafulla y Roda de Berà también los niños han podido disfrutar de la presencia de los Reyes Magos aunque la sonrisa que esbozaban ante su presencia solo se transmitía por el brillo de sus miradas de asombro.

Temas

Comentarios

Lea También