Costa Economía

La hostelería de la Costa Daurada, ante el reto de que los clientes adelanten la cena a las ocho

Los establecimientos promueven una campaña de apoyo al nuevo horario con el objetivo de que el sector pueda seguir adelante ante las nuevas restricciones

Francesc Joan

Whatsapp
Noelia Ruiz, sirviendo unas pizzas en el restaurante
 Patriarca de Salou. FOTO:ALBA MARINÉ

Noelia Ruiz, sirviendo unas pizzas en el restaurante
 Patriarca de Salou. FOTO:ALBA MARINÉ

Son las ocho de la tarde. Ha caído una buena tormenta en Salou. Y con este clima apetece quedarse en casa, la verdad. Los pocos restaurantes que desde el lunes han reabierto, como el Patriarca, ubicado en el Passeig Miramar de Salou, esperan sin embargo clientes. Después de cinco semanas cerrados por la pandemia, el lunes Noelia y Roberto Carlos levantaron otra vez la persiana de su negocio, especializado en comida italiana y mediterránea.

Es una situación atípica para esta pareja, que lleva cinco años al frente del negocio después de que la anterior propiedad se jubilara y Roberto, que llevaba quince años trabajando como pizzero en el propio local, asumiera el traspaso con su mujer. En circunstancias normales en esta época del año, ya sin turistas, sólo abrían los fines de semana. Pero la nueva coyuntura les ha obligado en esta ocasión a readaptarse y a reformular sus días y horarios de trabajo.

«Hasta ahora hemos podido pagar el alquiler tirando de ahorros claro, aunque ahora hemos reabierto quedándonos solo mi marido y yo en el restaurante», explica Noelia. «No nos quedó otra que colocar a nuestro pizzero en un ERTE y desprendernos de una camarera», añade, para explicar que durante esta primera semana han ido tirando.

Los locales están obligados a cerrar a las 21.30 h. desde su reapertura del lunes

Y es que la hostelería está muy afectada por las restricciones: aforo interior limitado a un 30% de la capacidad y las terrazas al 50% y horario de cierre a las 21.30 h. (el toque de queda diario es a las 22.00.); sin olvidar el confinamiento perimetral en Catalunya entre semana y municipal los fines de semana, desde las 6.00 de la mañana del viernes hasta las 6.00 de la mañana del lunes.

«A mediodía solemos tener a algunos clientes que trabajan por la zona y que ya nos conocían», prosigue Noelia desde el mostrador del local, donde es muy visible un pequeño cartel con el lema «Adelanta tu cena a las 20 h. -junto a un reloj indicando esa hora-. Apoyemos a la hostelería de la Costa Daurada».

Ése es uno de los grandes retos a los que se enfrentan ahora mismo los hosteleros a la espera de que la movilidad geográfica vuelva a ser la habitual, una vez mejoren las cifras de ingresados en los hospitales y UCI por la pandemia de la Covid-19.

«Nosotros vamos explicando a nuestros clientes que esta nueva situación en la que nos encontramos nos obliga a cerrar a las 21.30 y que por tanto para cenar con cierta tranquilidad deben sentarse en las mesas a las 20.00», narra Noelia. «Para muchos hosteleros nuestra última bala pasa por seguir abiertos, porque tenemos gastos y necesitamos ingresos, y las cenas son muy importantes en nuestro negocio», subraya.

Uno de los clientes que ha decidido cenar a esa hora es Alberto Sánchez. Es uno de los asiduos al restaurante Patriarca, del que destaca su excelente relación calidad-precio y la elaboración de los platos al momento.

«Nos tenemos que adaptar al horario que nos han marcado las autoridades y como a las 22.00 tenemos que estar en casa creo que nos encaja. Todos va condicionado a los horarios laborales de cada uno, eso está claro, pero te da tiempo a salir, a cenar e incluso a dar un pequeño paseo hasta casa», explica Alberto, que trabaja en un servicio técnico y vive junto al Passeig Miramar.

También tiene claro que cenar a las ocho es una buena manera de apoyar a la hostelería. «Es una manera de ayudarles porque es uno de los sectores que peor lo está pasando con esta pandemia, en Salou y en toda la Costa Daurada donde hay muchísima gente que trabaja en bares y restaurantes. Si no lo hacemos entre todos, no saldremos adelante», explica.

«La clave está en recuperar cuanto antes la movilidad territorial», asegura Francesc Pintado, Presidente de la AEHT

Desde la Associació d’Empresaris d’Hostaleria de Tarragona (AEHT) apoyan en la situación actual que se adelanten las cenas a las 20.00 h. Su presidente, Francesc Pintado, recuerda que «cerrar a las 21.30 es muy malo para nuestro sector. No hay que olvidar que nosotros pedíamos que pudiésemos alargar el cierre hasta las 23.00 y el Govern manejaba inicialmente que fuese hasta las 17.00 h., así que al final el tema del horario ha sido agridulce».

Pintado tiene claro que para que funcionen las cenas a las 20.00h. todo depende de la capacidad de cada restaurante o bar, y de si tienen terraza o no. «Los que no disponen de terraza y deben trabajar al 30% de su capacidad perderán más que estando cerrados», advierte.

Desde la asociación que engloba a los establecimientos del gremio tienen enormes dudas de que el horario provisional cambie nuestros hábitos. «Algunos querrían que con estos horarios nos ‘europeicemos’, pero ni va con nuestra cultura ni con nuestro clima», asegura Pintado. Para él el sector no verá la luz «hasta que se recupere la movilidad territorial. « Las cenas son el grueso del negocio, y limita mucho que los fines de semana no podamos movernos a otros municipio. Hasta que no lleguemos a ese punto hay que fomentar los buenos hábitos para seguir abiertos y que no demos otro paso hacia atrás».

Temas

Comentarios

Lea También