La Torre d’en Dolça se convierte en un punto de observación ornitológico

Empieza esta semana la construcción de una infraestructura en el hipódromo de este pulmón verde para avistar las diferentes aves que pasan por sus humedales

Jordi Cabré

Whatsapp
La construcción de esta infraestructura se sitúa en el interior del hipódromo del Parc. FOTO: Pere Ferré

La construcción de esta infraestructura se sitúa en el interior del hipódromo del Parc. FOTO: Pere Ferré

El Parc de la Torre d’en Dolça, el pulmón verde de 36 hectáreas situado al sur de Vila-seca, añadirá en las próximas semanas un nuevo elemento ‘paisajístico’ para disfrutar de las aves que viven en él o hacen una parada en sus rutas migratorias.

Se trata de una edificación de avistamiento de aves que la empresa Sindar Europea lleva a cabo estos días por un importe que roza los 32.500 euros.

FOTO: cedida

Los trabajos previos de desbroce están ya terminados y ahora se trata de levantar una estructura de madera que no desentone con el paisaje y que permita, desde la discreción de los amantes de la ornitología, observar a los pájaros que anidan en este punto del parque, donde hay hasta cuatro lagunas creadas artificialmente con agua ‘procedente de la depuradora de la ciudad.

Ubicación y orientación

El proyecto nació hace algunos años, pero su aprobación definitiva se llevó a cabo en una de las últimas juntas de gobierno local de 2021. En el documento se adjudicaba la obra y se emplazaba para después de las fiestas navideñas su construcción.

La ubicación de la caseta de madera (para 7 adultos máximo) se encuentra en el interior del circuito caballar de la Torre d’en Dolça. En este espacio hay cuatro lagunas y en una de ellas, se asienta la construcción de esta estructura de madera que no desentonará con el entorno y permitirá una visión de las aves en un escenario diáfano (180 grados) y mirando a las montañas, en un fondo natural.

La estructura se coloca mirando al norte, para que la luz solar  no moleste en la observación ornitológica. También está pensada para que el ángulo de visión sea máximo para que los diferentes usuarios puedan observar sin ser vistos en varias direcciones. La caseta también contará con el ‘camuflaje’ de un camino de cañas para poder llegar de forma desapercibida y permitir que estos elementos no alteren el disfrute del avistamiento de pájaros.

Otra de las razones de ubicar este observatorio en el interior del hipódromo es la proximidad con la zona de aparcamiento, pero sin que éste pueda distorsionar la observación silenciosa de las aves.

El Ayuntamiento, una vez construido, será el encargado de mantener esta infraestructura en el parque. Una de las vulnerabilidades que tiene es el posible uso indebido de la caseta y los actos vandálicos potenciales.

Este observatorio de pájaros que se está construyendo en el Parc de la Torre d’en Dolça será el segundo que se levante en zonas naturales de la ciudad. El primero ya operativo está integrado en el espacio protegido de la Sèquia Major de La Pineda.

Temas

Comentarios

Lea También