La Rambla Jaume I de Cambrils empezará su puesta a punto en febrero

La remodelación, con un presupuesto de 2.557.450,34 euros más IVA, tendrá una duración de diez meses

CRISTINA SIERRA

Whatsapp
Aspecto actual de la Rambla Jaume I, una de las vías más transitadas de la localidad costera.  FOTO: ALBA MARINÉ

Aspecto actual de la Rambla Jaume I, una de las vías más transitadas de la localidad costera. FOTO: ALBA MARINÉ

Las obras de remodelación de la Rambla Jaume I de Cambrils empezarán la segunda quincena de febrero. Así lo comunicó ayer el gobierno del Ayuntamiento de Cambrils, que confirmó que el proyecto se ha adjudicado a la empresa Gestión Ingeniería y Construcción de la Costa Dorada S. A. (GICSA) y tendrá una duración de diez meses.

La transformación de una de las vías más transitadas del municipio tendrá un coste de 2.557.450,34 euros más IVA, un importe que financiará íntegramente el consistorio. Cabe destacar que no se aplicarán contribuciones especiales porque se considera una obra de interés general, como la avenida Charles Darwin o la avenida Baix Camp.

El proyecto de remodelación de la Rambla Jaume I apuesta por las personas y la implantación de un urbanismo comercial con el objetivo de revitalizar la zona. «Es una obra imprescindible para el futuro de Cambrils que transforma una zona estratégica y crea una centralidad que conecta el puerto y el Eixample», señalaba en la nota de prensa el alcalde, Oliver Klein, que añadía que esta acción permitirá recuperar espacios para peatones y será una oportunidad por los establecimientos comerciales, facilitando la reapertura de locales en esta extensión natural del puerto más turístico.

Por su parte, el concejal de Obra Pública, Enric Daza, garantizaba «total transparencia» durante los trabajos y aseguraba que la prioridad serán los vecinos, comercios y diferentes asociaciones. «Queremos poner canales y medios para comunicarnos fácilmente durante las obras y poder reaccionar conjuntamente para reducir las molestias», apuntaba.

En esta línea, el consistorio ha abierto diferentes canales de comunicación, tanto presenciales como telemáticos, para atender todas las inquietudes de la ciudadanía que se verá afectada por las obras.

Además se ha creado una comisión de seguimiento formada por asociaciones comerciales, empresariado y vecindario que se reunirá mensualmente para tratar dudas y problemas que surjan. La primera reunión de la comisión se celebró el pasado 13 de enero y contó con la participación de seis entidades. Estos encuentros tendrán lugar el primer jueves de cada mes. Asimismo desde el Ayuntamiento se ha impulsado la reactivación de la asociación vecinal del barrio del puerto para facilitar una interlocución ágil y estable durante la remodelación.

Por otra parte, desde finales del año pasado se están llevando a cabo reuniones de coordinación internas con todas las áreas municipales y empresas implicadas en la ejecución de las obras, las afectaciones de movilidad, la seguridad y los servicios.

Cortes de tráfico y zona azul

Las obras no afectarán a la movilidad a pie puesto que los trabajos se dividirán en dos fases. En la primera se trabajará sobre el centro de la calzada para soterrar los servicios, lo que permitirá que los peatones puedan pasar por la acera. Una vez finalicen las obras de canalización, se iniciarán los trabajos en las aceras y se habilitarán pasos provisionales para acceder a comercios y viviendas.

En cambio no se podrá circular en vehículo por la Rambla, entre la plaza de la Constitució y el Club Nàutic. También se cortará al tráfico las calles tranversales entre Cristòfor Colom y Pau Casals (Juan Sebastián Elcano, Roger de Flor, Barques, Sant Pere y Roger de Llúria).

El tráfico interno y de reparto de mercancías se desviará por la calle Cristòfor Colom, Esteve Anguera y Pau Casals, mientras que por el tráfico general se creará una anilla de circulación más amplia por la calle de Andalusia, Molí d’Avall, plaza de la Concòrdia, un tramo de Cristòfor Colom, Rambla del Regueral, avenida Diputació, paseo de las Palmeres y paseo de Sant Joan Baptista La Salle.

Otro cambio sustancial será en los aparcamientos. El gobierno ha decidido que se active la zona azul de los párquines del Parc del Pescador y del Regueral cuando empiecen las obras, compensado así la pérdida de la zona azul de la Rambla. También en función de la evolución de los trabajos se irán habilitado aparcamientos disuasorios.

Por el otro lado, los párquines concesionarios adaptarán las tarifas para las personas directamente afectadas.

Temas

Comentarios

Lea También