Costa SUCESOS

Hallado el cuerpo de Marc Francesch, el piloto de la avioneta accidentada

El torrense era el presidente local de Junts, gerente del camping Trilles y vicepresidente de la Asociación de Campings de Tarragona

Francesc Joan

Whatsapp
marc francesch.jpg

marc francesch.jpg

Ayer fue hallado el cuerpo del torrense Marc Francesch (42 años), el piloto de la avioneta de Reus accidentada el pasado martes 3 de noviembre frente a la costa del Delta de l’Ebre. Un pesquero de Castellón encontró en el mar su cuerpo sin vida y horas después fue confirmada su identidad en el puerto de la ciudad.

Mañana viernes está previsto que la Guardia Civil monte un amplio dispositivo para tratar de localizar el cuerpo de la otra persona que viajaba en la avioneta siniestrada, el agente de los Mossos d’Esquadra David Garcia (35 años), destinado en la comisaría de Cambrils y fuera de servicio el día del accidente.

Los barcos que tratarán de recuperar el aparato, que se encuentra a gran profundidad, saldrán de la Marina Sant Carles. Este lunes  los buques de la Armada Española Sella y Neptuno localizaron los restos de la avioneta desaparecida, empleando un vehículo submarino no tripulado.

Fue encontrado ayer en el mar por un pesquero de Castellón, una semana después del siniestro

Marc Francesch era un experimentado piloto y miembro de la junta del Aeroclub de Reus, aunque se le conocía sobre todo por su vinculación con el sector turístico. Ocupaba la gerencia del camping Trillas-Playa Tamarit de Tarragona y la vicepresidencia de la Asociación de Campings de Tarragona, además de ser el secretario de la Asociación de Campings de la Costa Dorada y las Terres de l’Ebre y miembro de la junta directiva de la Confederación de Cámpings del Mediterráneo. En Torredembarra, su municipio, era también el presidente local de JunsxCat.

Ayer le recordaba, emocionado, uno de sus mejores amigos, el gerente del camping Serra de Prades Josep Ramon Guiu, quien señalaba que Marc era «una gran persona y gran defensor de los campings, un fenomenal piloto y capitán de yate». 

Guiu -también piloto- solía volar a menudo con Marc Francesch. De hecho en la misma fecha del accidente deberían haber volado a Montpellier para asistir al SETT, una feria de turismo, que se acabó suspendiendo por la pandemia. Así lo explica Guiu: «El 3 de noviembre de cada año íbamos juntos al SETT de Montpellier, era ya una tradición. Y al suspenderse la feria Marc decidió volar a Ibiza; lo hacía a menudo. Desgraciadamente no podremos volar más juntos». La foto que acompaña esta información se tomó justamente hace un año tras el vuelo que les llevó a ambos y al hermano de Josep Ramon, Xavier, hasta Montpellier.

La avioneta accidentada era una Piper PA-34-200 Seneca, que fue adquirida en 2019 por el Aeroclub de Reus. Era un bimotor de color amarillo, con una potencia de 200 caballos y una autonomía de vuelo de cuatro horas, que podía llevar hasta seis personas.

El aparato salió de Reus con destino a Eivissa (vuelo CDT3A1) sobre las once y media de la mañana del martes 3 de noviembre. Y a las 18.13 horas de ese mismo día tomó la ruta de regreso hacia la capital del Baix Camp.

A las 18.55 horas (vuelo CDT3A2) se la perdió en el radar cuando volaba a unos 6.200 pies de altura –1,88 kilómetros– y se encontraba a unas 63 millas del aeropuerto de Reus. Desde entonces, distintos operativos habían trabajado en la búsqueda de la avioneta.

Temas

Comentarios

Lea También