Espacio en el cementerio para honrar a los bebés fallecidos antes de nacer o prematuros

Torredembarra y Altafulla inaugurarán en sus respectivos cementerios un lugar simbólico para que las familias afectadas puedan celebrar el luto

Jordi Cabré

Whatsapp
El nuevo espacio torrense se presentó ayer y el domingo se colocará una placa.  FOTO: Anna F.-aj. Torredembarra

El nuevo espacio torrense se presentó ayer y el domingo se colocará una placa. FOTO: Anna F.-aj. Torredembarra

Núria Girol y Joan Freixa perdieron a su hijo poco antes de nacer. Una pérdida difícil de asumir y de superar. Los últimos datos oficiales de Catalunya señalan que en 2017 esta tragedia se repitió hasta 254 ocasiones. Se trata de la muerte perinatal o gestacional, cuando el bebé ha superado las 22 semanas de gestación. La pérdida no termina en ningún cementerio, por lo que los padres carecen de un lugar donde poder recordarle. 

La necesidad de recordar y honrar a estos bebés que o bien han fallecido poco antes de nacer y hasta el primer mes de vida, ha motivado que las familias que han sufrido en primera persona esta pérdida hayan pedido en sus respectivos pueblos y ciudades un lugar simbólico para poder recordarles.

Así se han trabajado las dos iniciativas que se inaugurarán el sábado y el domingo en Altafulla y Torredembarra. Ambas localidades del Tarragonès han adaptado un pequeño espacio de su camposanto municipal para que las familias que han perdido a estos bebés tengan un lugar donde recordarles y honrarles. En Altafulla y en Torredembarra se ha limitado un espacio entorno a un olivo y hay un banco para las familias.

Núria Girol explicaba ayer con lágrimas en sus ojos la importancia simbólica de tener un espacio en el cementerio para familias que han perdido a un bebé. Ella es una de las muchas madres que han pasado por una tragedia de estas características y ayer, en el cementerio torrense quiso agradecer el apoyo del Ayuntamiento. «Hasta ahora no teníamos un lugar donde poder honrar a nuestros hijos», explicó.

En la actualidad, el luto ligado a la llegada de un niño sigue siendo uno tema complejo, que hace invisible a estas familias y su dolor. Con el objetivo de revertir esta situación, los dos ayuntamientos han creado estos espacios. En el caso torrense se llama Espai Empremtes y en la vecina altafulla se llama Arbre dels records.

El coalcalde de Altafulla, Jordi Molinera, ha invitado a las familias a compartir este nuevo espacio del cementerio municipal el sábado a partir de las 11 horas de la mañana. El aforo es limitado y hay que reservar plazas.

El concejal de Via Pública i Manteniment, Raúl García, explicaba que el domingo se instalará una placa en estos 30 metros cuadrados de jardín delimitado que configuran desde esta semana el Espai Empremtes.

Temas

Comentarios

Lea También