El histórico Xalet Fort de Salou, más cerca de convertirse en una ‘smart office’

El céntrico edificio será la sede de Promoció Econòmica y del comercio de la capital de la Costa Daurada

EDUARD CASTAÑO

Whatsapp
A la izquierda, aspecto que ofrecía la finca años atrás.  A la derecha, foto reciente del estado de las obras de restauración. fotos: e. castaño

A la izquierda, aspecto que ofrecía la finca años atrás. A la derecha, foto reciente del estado de las obras de restauración. fotos: e. castaño

La nueva ‘smart office’ de la calle Barcelona de Salou avanza en sus trabajos para convertirse en centro neurálgico de la promoción económica y comercial de la ciudad. El Ayuntamiento, que no ha querido concretar plazos sobre su fecha definitiva de apertura, inició el pasado mes de agosto los trabajos de rehabilitación del que fuera Xalet Fort para convertirlo en punto relacionado con la digitalización y aplicación de nuevas tecnologías en el municipio. El objetivo es optimizar la prestación de servicios, tanto a la ciudad como a las personas y visitantes.

El histórico edificio, que forma parte del catálogo de Bens Protegits de la ciudad, se convertirá también en la nueva sede de promoción económica y del comercio de la localidad. Hace unas fechas, el alcalde, Pere Granados, ya adelantó que «será un punto de información digitalizado». A ello hay que añadir la estratégica ubicación en el que se halla, en pleno centro de la calle Barcelona y justo al límite con la vía del tren, del que ha sido compañero durante décadas. Ahora, su historia acompañará a los visitantes que acudan al mismo a solicitar información o a quienes vayan a reuniones en favor del comercio salouense.

La primera de las dos fases de restauración del inmueble contemplaba una rehabilitación de la fachada y las cubiertas, con el desmontaje de parte de la cubierta de fibrocemento y colocación de capas impermeables nuevas, revestidas con pavimentos, manteniendo las terrazas transitables. Las fachadas se restauran con el derribo del pequeño volumen que hay añadido a la terraza de la fachada principal, en planta primera; ampliándose el porche de la fachada posterior; abriéndose las ventanas tapiadas creándose nuevas. También se restaura la carpintería. Cabe recordar que las ventana habían sido tapiadas debido a la entrada de ‘okupas’ tiempo atrás y con el objetivo de que no pudieran volver a instalares allí. Los ‘okupas’ entraban por la parte trasera del edificio (la de la cocina) y empezaron a hacer vida en su interior, destrozando mobiliario y aseos y dañando también parte de la fachada.

La primera fase ha contado con un presupuesto de 165000 euros. El resto de las actuaciones ya están presupuestadas para este año 2022 y por cantidades similares. En la segunda fase se trabaja en todo el interior, que se remodela adecuándolo a los usos a los que se destina el equipamiento. En la última acuación, se adaptará el espacio exterior que, de esta manera, quedará abierto y se destinará al disfrute de la población.

La superficie construida del Xalet Fort, según el catastro, es de 201 metros cuadrados, los cuales se desarrollan en un solar que ocupa una superficie de 488 metros cuadrados.

Más de 100 años de historia

El concejal de Gestió del Territori i Habitatge, Marc Montagut, recuerda que el Xalet Fort forma parte de Salou desde inicios del siglo XX y del desarrollo que hubo hasta los años 30, del turismo o del veraneo de las familias acomodadas que se construían chalets o venían a los apartamentos, como el Mar i Sol, por ejemplo. Así, este chalet es uno de los referentes de aquella época.

La casa fue construida por Francisco Fort Romeu en 1921, según la documentación, y se incluye dentro de un estilo novecentista muy característico del primer tercio del siglo XX. Ubicada en el número 22 de la calle Barcelona, la antigua residencia de la familia Fort se estructura en planta baja y primer piso con torrecilla. Tiene planta rectangular y cuenta con un pequeño porche en la fachada posterior y dos terrazas en la primera planta, una en fachada posterior y la otra, con más decoración, en fachada principal.

Para Montagut, «con su restauración, ganaremos un equipamiento que formará parte del Eix Cívic y, al estar situado en la entrada del casco antiguo, será una buena carta de presentación para esta zona».

Ahora, este histórico inmueble se convertirá en un emblema vanguardista de la ciudad.

Temas

Comentarios

Lea También