Anna Magrinyà, la concejal de Torredembarra acusada de falsificar certificados para no ir a trabajar a la Diputació

Casi un centenar de documentos, dilatados entre esta legislatura y la anterior, llevan la firma falsificada del secretario, Rafael Orihuel, y del sello de la ciudad. El equipo de gobierno pide su dimisión, al margen de lo que pueda ocurrir en los tribunales, donde se ha puesto en conocimiento el caso por falsificación de documento público y suplantación de identidad. La edil ha declinado dar su versión

Jordi Cabré-Octavi Saumell

Whatsapp
Anna Magrinyà (derecha), en su escaño en el Ayuntamiento de Torredembarra. FOTO: Aj. Torredembarra

Anna Magrinyà (derecha), en su escaño en el Ayuntamiento de Torredembarra. FOTO: Aj. Torredembarra

Hace menos de diez días, el secretario del Ayuntamiento de Torredembarra, Rafael Orihuel, entregó a la Fiscalía provincial de Tarragona, un escrito alegando que investigara unas irregularidades que había detectado en documentos públicos del consistorio.

Estas supuestas irregularidades señalaban directamente a la concejal del PDeCAT, Anna Magrinyà, quien habría falsificado supuestamente la firma del secretario municipal e incluso utilizado de forma fraudulenta el sello oficial para justificar ausencias laborales en su puesto de trabajo, en la Diputació de Tarragona, donde ha trabajado en diferentes áreas desde 2005.

Magrinyà fue la candidata del partido de Carles Puigdemont tras el bochorno del exalcalde Daniel Masagué, que sigue pendiente de juicio por sus turbios negocios y casos judiciales abiertos.

Magrinyà estuvo representada en el consistorio en la pasada legislatura y en la presente ha vuelto a sacar escaño. Siempre en la oposición. Esta legislatura se presentó con las siglas de Junts per Catalunya, marca del PDeCAT para las municipales. Además de concejal del PDeCAT en Torredembarra, es consellera y vicepresdenta en el Consell comarcal y la presidenta del partido en el Tarragonès.

El caso pasó de puntillas en los primeros días y sólo el alcalde y pocos concejales del equipo de gobierno tenían conocimiento de lo ocurrido, tras ser informados por el secretario. Luego, se explicó al resto de la corporación y el posible delito y falta de ética de la líder de Junts per Catalunya (JuntsxCat) en Torredembarra empezó a filtrarse por la ciudad. Algunos de los periodistas locales tenían conocimiento del caso y estaban a la espera de confirmar los datos antes de publicarlos. En este proceso también estaba al Diari, hasta que hoy se ha destapado el caso.

Esta mañana de miércoles, coincidiendo con el desayuno navideño que ofrece el Ayuntamiento de Torredembarra a los medios de comunicación, el secreto a voces se ha hecho oficial. El propio consistorio ha emitido un comunicado explicando que "ha sido conocedor de que la concejal Anna Magrinyà habría justificado ausencias laborales con certificados municipales de asistencia a órganos colegiados que son falsos en su mayor parte".

El mismo comunicado explica que las irregularidades de firma y sello, que están en manos de la Fiscalía, se habrían dilatado en el tiempo y que hasta la fecha casi un centenar de ejemplos se han localizado e identificado. Los certificados de la edil Magriñà, siempre ha sido concejal de la oposición en el Ayuntamiento, se elaboraron sobre plenos municipales que no se han celebrado en el Ayuntamiento o de asistencia a juntas de gobierno, que por su condición de edil en la oposición nunca estaba convocada.

Los certificados, admite el Ayuntamiento, tienen o bien la firma falsificada del secretario Rafael Orihuel o el uso fraudulento del escudo de la corporación.

El alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira, hablando en nombre de la corporación explica en este escrito que "independientemente del recorrido judicial que pueda tener esta situación, prácticas de este índole son reprobables y dañan la imagen de la ciudad y de su consistorio (ya salpicadopor el caso Torredembarra y su exalcalde Daniel Masagué)".

El comunicado deja entrever que Magriñà debería dimir porque quien actúa de esta manera no puede representar ni formar parte de la corporación municipal".

La Diputació de Tarragona suspende a Magrinyà de sus funciones

Por su parte, fuentes de la Diputació de Tarragona han explicado que Magrinyà es empleada de la corporación desde 2005. En concreto, tiene una plaza de administrativa funcionaria interina. Estas fuentes han apuntado a ACN (Agència Catalana de Notícies) que la institución dispone de unos sistema de comprobación rutinaria de justificantes de los empleados que se hace intermediado un muestreo. En el caso de Magrinyà, la Diputació contrastó con el Ayuntamiento algunos justificantes presentados y se detectaron "contradicciones".

El PDeCAT se desmarca

La dirección nacional del Partit Demòcrata rechaza realizar manifestaciones públicas sobre el caso Magrinyà y, de hecho, se desmarcan de la polémica, afirmando que “es un tema personal que deberá intentar resolver ella”. Lamisma Anna Magrinyà, por su parte, ha declinado valorar la denuncia y opta por guardar silencio.

Temas

Comentarios

Lea También