Un político sin estridencias

Miguel Ángel Hidalgo Gutiérrez. Concejal de Cs en Vila-Seca

JOSÉ ANTONIO CLUA

Whatsapp
Miguel A. Hidalgo, concejal de Cs. FOTO: Alba Mariné

Miguel A. Hidalgo, concejal de Cs. FOTO: Alba Mariné

Miguel Ángel Hidalgo se define como una persona muy normal que nunca pensó que podría entrar en política. Nacido en Ubrique, pueblo de la sierra de Cádiz conocido sobre todo por la fabricación de artículos de piel. Cuando su padre decidió cerrar la empresa familiar, dedicada a la piel, y venir a Catalunya a instalarse como mayorista, toda la familia le acompañó. Miguel Ángel contaba entonces con 16 años cuando aterrizaron en la provincia.

Tras aprobar el bachiller, se especializó en marketing digital y en informática. La informática, además de ser a lo que se ha dedicado profesionalmente, es su gran hobby y lo que más le gusta.

La política le ha interesado siempre, desde pequeño, desde que acompañaba a su padre en los viajes de negocios visitando a sus clientes. En esos viajes en coche, escuchaba con atención las noticias de política nacional e internacional ya fuese en Radio Nacional o la cadena Ser, por ejemplo. Pero jamás pensó que siendo una persona normal podría entrar en el mundillo de la política.

Fue de la mano de un amigo que se había afiliado a Cs que entró en el partido. Nunca había militado en ningún otro grupo político anteriormente. Pero su amigo le convenció y se afilió a Ciudadanos en el año 2012, cuando el partido empezaba a crecer y consiguió triplicar el número de parlamentarios en las elecciones de ese año a la Generalitat. Porque a Miguel Ángel Hidalgo lo que primero le interesó fue la política autonómica y nacional. De hecho, «me metí en política porque pensé que Albert Rivera sería un buen presidente de España».

Cuando se decidió a entrar y empezó a conocer la política desde dentro, como miembro de una agrupación local, descubrió la política municipal y sus problemáticas. Así que cuando le ofrecieron ir en las listas del partido en las últimas elecciones municipales no lo dudó. Se siente orgulloso de representar a sus vecinos y de pertenecer a la agrupación de Ciudadanos que mejores resultados consigue cada vez que se convocan las urnas.

Aunque todo esto tiene un precio. Ahora no tiene tiempo libre para nada. Apenas para leer algo o ver alguna película. Entre el trabajo, la política y la familia no le dan las horas del día para más.

Su primer año

Ha vivido este primer año en el pleno municipal como un aprendizaje. Ahora no ve la política con los mismos ojos. «No es tan fácil todo como se ve desde la calle, las cosas llevan su proceso», dice convencido de que los políticos tienen una responsabilidad y no deben prometer imposibles.

A nivel local, en Vila-seca, cree que la gestión de la pandemia ha sido adecuada y el equipo de gobierno ha contado con las propuestas de los partidos de la oposición. Se ha aprobado una importante modificación de crédito para dotar de presupuesto varias acciones destinadas a paliar la crisis. Para Hidalgo, que se haya aprobado por unanimidad pone de manifiesto que en política local no tiene tanta importancia la ideología de los distintos partidos y que cuando se trabaja por un bien común siempre se llega a un punto de encuentro común.

Hidalgo cree que la ciudad ha crecido lo suficiente para tener espacios que permitan a los jóvenes de la localidad disfrutar de rincones propios.

El lado más personal

¿Qué le falta a Vila-seca desde su perspectiva?

Yo creo que una de las cosas más importantes que le faltan a Vila-seca es la integración de los tres núcleos urbanos, La Plana, La Pineda y Vila-seca para que todos se sientan ciudadanos del mismo municipio. Cosa que creo no sucede ahora. Y otra cosa muy importante que le falta a Vila-seca es oferta de ocio para los jóvenes. 
¿Qué haría para mejorarlo? Más transporte público, por ejemplo. Descentralizar los equipamientos principales, o duplicarlos incluso, ya que están todos en el centro.

¿Cómo vende Vila-seca a sus amigos de fuera?

Como una ciudad muy agradable, sin problemas, sin atascos, segura, que se puede andar por la calle. Como un muy buen sitio para vivir.

¿Tiene un rincón especial en la ciudad?

En la ciudad no. Yo más bien soy de la playa, de La Pineda. Me gusta más. Pasear, ir a la playa con los niños los domingos o en verano. 

¿Qué fiesta no se puede perder?

Me gustan sobre todo los castells. Es la parte que más me gusta en las fiestas de Sant Antoni.

Temas

Comentarios

Lea También