Tarragona Política

Ricomà veta a los ERTE del Consistorio

El alcalde suspende los contratos de obras, servicios y suministros pero garantiza el pago del personal a las empresas gestoras a cambio de que, durante el estado de alarma, no presenten un expediente de regulación temporal de empleo

Octavi Saumell

Whatsapp
Ricomà paraliza obras y servicios pero exige a las empresas mantener los empleos. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Ricomà paraliza obras y servicios pero exige a las empresas mantener los empleos. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El alcalde Pau Ricomà (ERC) ha declarado la guerra a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Así se pone de manifiesto en los dos últimos decretos que ha firmado, en los cuales, respectivamente, paraliza todas las obras municipales, así como la prestación de servicios y suministros ante el peligro de que estas actividades propaguen el Covid-19.

En sus resoluciones, el máximo representante municipal argumenta que el motivo de la decisión es «es evitar al máximo el contagio» y añade que la iniciativa «tampoco debe comportar ni la resolución de contratos laborales, ni la asunción de costes laborales por parte de la empresa afectada, ni la aplicación de penalidades».

Por ello, para suspender todos estos contratos de obras, servicios y suministros durante el periodo de afectación del Covid-19, el Consistorio asumirá «los gastos salariales del personal adscrito al contrato, abonados entre el 14 de marzo de 2020 y hasta la finalización de la suspensión», así como otros conceptos, como «los gastos por el mantenimiento de la garantía definitiva y los correspondientes a pólizas de seguros que se hubieran suscrito por obligación contractual».

Esta indemnización, que se podrá empezar a pagar a partir de este miércoles según indica Ricomà en los decretos, tiene como finalidad «no afectar ni a la actividad económica ni a la estabilidad de los puestos de trabajo». En este sentido, según se recalca en la resolución firmada el viernes, todos estos abonos están a expensas de que las compañías afectadas por la decisión no lleven a cabo ningún ERTE. «En tanto que estos abonos tienen por finalidad última el mantenimiento de los puestos de trabajo adscritos a dichos contratos, se prohiben de manera expresa los ERTE relacionados directamente con contratos de este Ayuntamiento», asegura el alcalde en el decreto. «No obstante, si el contratista desobedece esta prohibición, más allá de la aplicación de otras medidas que se consideren adecuadas, deberá proceder a su devolución», resalta.

Ahora, el alcalde ha dado la orden de que antes del miércoles todos los departamentos indiquen los servicios que se ven afectados por el Covid-19. El primero de ellos ha sido el Institut Municipal d’Educació (IMET), en el que ya se han suspendido los contratos relativos a la limpieza, la monitorización, la gestión de unidades de escolarización compartida, la traducción de lenguaje de signos y el comedor escolar, así como el transporte escolar de todos los tipos, desde las Llars d’Infants hasta la Escola d’Adults.

Asimismo, también se han paralizado todas las obras municipales, como el nuevo edificio en la antigua comandancia de la Guardia Civil o la rehabilitación del anfiteatro romano.

Temas

Comentarios

Lea También