Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mecánico de ascensores que provocó un accidente en Reus

El trabajador colisionó hace unos días en la calle Mare de Déu del Pilar y luego se dio a la fuga. Guàrdia Urbana lo identificó. El hombre se personó en comisaría y se comprobó que su huida se debía a que daba positivo en alcohol

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

Un accidente de tráfico entró hace unos días en el teléfono de emergencia 112. Dos coches habían chocado en la calle Mare de Déu del Pilar de Reus y una de ellas resultó herida aparentemente leve.

El aviso activó patrullas de Guàrdia Urbana, SEM y Bombers. Al llegar al  lugar, sólo quedaba el coche (una Citröen Berlingo) con el conductor herido, con un posible latigazo cervical.

Los agentes de la Guàrdia Urbana obtuvieron el modelo y la matrícula del conductor que se fugó. Resultó que era un Clio de una empresa de mantenimiento de ascensores.

Los agentes pidieron ayuda a la comisaría y lograron identificar al conductor del coche tras hablar con la empresa. Mientras se recopilaba informacion del conductor que se fugó, una ambulancia del SEM se llevaba al herido al hospital Sant Joan de Reus.

Horas más tarde, en comisaría, el conductor del accidente que se había dado a la fuga se personó en comisaría. A pesar del tiempo que había transcurrido del accidente a la personificación en comisaría, el conductor todavía mostró síntomas de embriaguez que superaban el limite permitido por ley.

Por esta razón, se le acusó de un delito contra la seguridad viaria por conducir bajo los efectos del alcohol.

Huye de la policía y termina 'comiéndose' una farola

La Guàrdia Urbana de Reus detuvo poco después de medianoche del día 7 de marzo a una conductora que cuadriplicó la tasa de alcohol permitida. Lo hizo después de circular de forma temeraria por Reus y de esquivar las patrullas que salieron en su busca.

Más tarde, y por el teléfono 112, se avisaba a la Guàrdia Urbana de que un coche negro había colisionado contra una farola. El modelo y color coincidían con el coche que circulaba de forma temeraria.

Al llegar se observo el coche encastado a una farola y sin conductor, que aparecía a los pocos minutos en un evidente estado de embriaguez. Dio positivo superando por cuatro la tasa permitida. La conductora fue denunciada por circular en estado de embriaguez, circular temerariamente y un delito de daños al impactar contra la farola.

Temas

Comentarios

Lea También