Los vecinos del Francolí se reunirán con el Ayuntamiento de Tarragona

La manifestación contra el nuevo Centre Penitenciari Obert de la ciudad empezó en el solar donde está previsto que se contruya el edificio y reunió a medio centenar de personas

LAURA ROVIRA

Whatsapp
Los vecinos del Parc del Francolí, empezando la manifestación frente al solar donde se instalará el Centre Penitenciari Obert. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Los vecinos del Parc del Francolí, empezando la manifestación frente al solar donde se instalará el Centre Penitenciari Obert. FOTO: FABIÁN ACIDRES

«Llevamos muchas concentraciones, pero hoy vamos a cortar la calle. No podemos más, se están riendo de nosotros», expresaba Roser Barrios, secretaria de la Associació de Veïns del Parc del Francolí. Y es que otro jueves más, decenas de vecinos de la zona se reunían para protestar por sentirse invisibles e ignorados. No quieren el futuro Centre Penitenciari Obert al lado de sus casas.

La manifestación empezaba a las siete de la tarde justo en el solar donde está previsto que se instale el centro, al lado de la comandancia de la Guardia Civil. Pancartas, gritos de protesta y algún que otro carrito con pequeños mirando a sus padres chillar, cortaban los dos carriles de la carretera a su paso en dirección a la Rambla President Francesc Macià. «No quiero que mis hijas vivan al lado de un centro penitenciario, cambiará el ambiente y la seguridad del barrio», comentaba Silvia, vecina de la zona.

La inseguridad es una de las preocupaciones principales de los vecinos, además de la crítica por la necesidad de inversiones más prioritarias y beneficiosas para la ciudad. «En Tarragona faltan más escuelas, más zonas verdes, más limpieza... ya existe una prisión, aprovechémosla y reciclemos lo que ya tenemos», reclaman desde la Associació de Veïns del Parc del Francolí.

Sin respuesta

La lucha de estos vecinos empezó hace meses y, desde entonces, han dejado clara su postura y han intentado hacer que su voz sea escuchada. Aunque poca y lenta, los vecinos han ido recibiendo respuesta, aunque nada ha cambiado. «Hemos llevado nuestras protestas tanto a la Generalitat como al Ayuntamiento de Tarragona, y son muchas las acciones que hemos ido realizando para dar visibilidad a nuestra reivindicación», expresaba Barrios, que añadía: «Pero parece que no ha servido absolutamente de nada y que encima se ríen de nosotros». Esta crítica y malestar que expresaba Roser Barrios eran compartidos por todos los vecinos al leer las declaraciones desde el Departament de Justicia de la Generalitat en las que decían no tener constancia de estas protestas vecinales. Este es uno de los principales motivos por el que la noche de ayer no fue un jueves de reivindicaciones cualquiera. La rabia y el hartazgo de los vecinos hizo que avanzaran un paso más en sus protestas moviendo sus concentraciones en una manifestación para ser escuchados que recorrió la Rambla President Francesc Macià y cortó el tránsito a su paso, una medida más efectiva para dejar claro que no quieren este centro al lado de sus casas.

«No pararemos y seguiremos luchando para cambiar o detener este proyecto», expresaba Jordi Miguel, presidente de la Associació de Veïns del Parc del Francolí, quién ha anunciado que la próxima semana se reunirán con el Ayuntamiento de Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También