Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El barrio reusense Horts de Miró vive con miedo tras el tiroteo de diciembre

Piden más policía y cámaras para acabar con los okupas y el tráfico de droga en la calle Vila-seca

Carla Bergadà

Whatsapp
El pasado mes de diciembre se produjo un tiroteo relacionado con el control del territorio en el trapicheo de droga.  FOTO: DT

El pasado mes de diciembre se produjo un tiroteo relacionado con el control del territorio en el trapicheo de droga. FOTO: DT

«La problemática del barrio se centra en una calle en concreto». Es la percepción de Josep Lluis Nieto, presidente de la asociación de vecinos de Horts de Miró, quien reclama más presencia policial y cámaras de videovigilancia para acabar con la inseguridad que crea la calle Vila-seca. Fue justamente allí cuando en diciembre dos grupos presuntamente dedicados al tráfico de droga se enzarzaron en una disputa que terminó en un tiroteo.

El representante vecinal alerta de que en una misma calle «pasan demasiadas cosas y hay que encontrar una solución como sea». A raíz de los tiros, dice Nieto, ha recibido la visita de personas que viven por la zona asegurando que sienten «miedo». «No quieren hablar porque es gente mayor que tiene realmente miedo», explica. El temor surge sobretodo por las okupaciones ilegales con sus consecuentes enganches a la red eléctrica que, en muchos casos, es demasiado antigua y podría terminar en un incendio. «No estamos en contra de la okupación pero sí si los que llegan son incívicos como ellos», afirma Nieto.

«Nos gustaría que la gente pudiera ir tranquilamente por la calle Vila-seca, que se acabara la venta de droga. Si el tráfico termina, todo volverá a la normalidad». Son palabras del presidente de la asociación de vecinos, quien lamenta que no se vaya a instalar una cámara de seguridad en ese punto: «Me sorprende. No creo que haya muchas calles en Reus en las que se peguen tiros». Respecto a la presencia policial, Josep Lluis Nieto confirma haber hablado con Guàrdia Urbana y Mossos, quienes se comprometieron a aumentar la vigilancia. «Cuando hubo el tiroteo acordonaron la zona y yo no los he visto más. Quizás es porque patrullan de paisano pero creo que no hay suficiente presencia policial todavía», afirma Nieto.

Preocupación en el barrio

Varios vecinos coinciden en que la única problemática del barrio se concentra en la calle Vila-seca. La responsable del Bar Toribio, Nati Magaz, cree que Horts de Miró «no es un barrio inseguro pero es cierto que hay alguna calle conflictiva. Se oyen muchas cosas, pero yo nunca he tenido problemas». 

Mari Carmen, que lleva 40 años viviendo en la misma zona, la ve muy diferente: «Todo ha cambiado mucho, quizás porque hay mucha okupación. No me siento insegura pero es no es lo mismo y hay mucha más gente que antes. Era otra época». Eugeni Iglesias frecuenta las calles del barrio, que para él es «tranquilo». Asegura que «lo que dicen de la calle Vila-seca no es lo mismo. Aunque yo no entro». 

Los hechos: Hasta cinco tiros con un arma corta

Todo ocurrió el domingo 16 de diciembre tras una disputa en un bar de la Plaça de La Sardana en la que se vieron involucrados dos grupos de personas. Los disparos con en la calle Vila-seca de un hombre , que fue detenido en esas fechas, pusieron fin a la disputa por el control del territorio de dos clanes en la distribución de la droga de dos barrios de Reus.
Los cinco tiros impactaron en coches, puertas metálicas y en la fachada de inmuebles. Los mismos dos grupos ya habían  discutido anteriormente, al coincidir en una discoteca. Un encuentro que terminó con un  atropello intencionado.

Temas

Comentarios