El Corredor Mediterrani se retrasa hasta julio

Las pruebas de seguridad demoran la conexión entre Vandellòs y Tarragona

Núria Riu

Whatsapp
Una de las máquinas de Adif haciendo pruebas en el tramo entre Vila-seca y la estación del AVE Camp de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

Una de las máquinas de Adif haciendo pruebas en el tramo entre Vila-seca y la estación del AVE Camp de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

La entrada en funcionamiento de la variante ferroviaria del Corredor del Mediterrani se demora nuevamente. Se había fijado para antes del pasado fin de año, una fecha que, con la llegada de los socialistas a Moncloa, se movió. El último calendario que se había dado hablaba de primavera de este año. Pero este calendario tampoco se cumplirá. Así lo explicó el subdelegado del Gobierno en Tarragona, Joan Sabaté, que esta semana participó en la entrevista de Ràdio Ciutat de Tarragona y daba a conocer los nuevos plazos. 

El Gobierno del PSOE no inaugurará en esta campaña electoral este anhelado proyecto. De hecho, a partir del día cinco de marzo ya queda prohibido cualquier acto de estas características. Asimismo, la nueva línea tampoco se pondrá en funcionamiento durante los días previos a las elecciones del 28 de abril. 

Según explicó el exalcalde de Tortosa, no será hasta el mes de julio cuando se pondrá en funcionamiento el tramo, de poco más de cuarenta kilómetros entre Vandellòs y Camp de Tarragona. 

En este caso, la demora se debe al hecho de que aún se sigue con las pruebas de seguridad, que según Sabaté, se prolongarán otros «dos o tres meses», y después tendrá que hacerse la formación a los maquinistas. 

Por su parte, el ente gestor de infraestructuras Adif asegura que la obra en este tramo «está finalizada». Tan solo falta la conexión de la nueva plataforma con la vía actual, en el punto en el que empieza el nuevo trazado. No obstante, este paso se deja para «el último momento» antes de la puesta en servicio.

En cuanto a las pruebas de seguridad, éstas se iniciaron en el último trimestre del año pasado. Adif afirma que, en este caso, los tests previstos antes de la inauguración de una nueva infraestructura «están en la fase final». A partir de ahí, la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria deberá homologar la línea y dar la autorización para que pueda iniciarse su explotación. De momento, ésta no ha sido dada de alta en la red ni se ha llevado a cabo el reconocimiento y formación de los maquinistas, que corresponde al operador Renfe. 

Depende de Fomento
Adif asegura que no quiere hacer nuevas hipótesis sobre la entrada en funcionamiento de este tramo ya que asegura que el sí definitivo lo dará la agencia y, en todo caso, será el Ministerio de Fomento el que anuncie la fecha. 

La variante de la costa es un proyecto del que empezó a hablarse hace más de diecisiete años y que debe permitir acabar con uno de los últimos cuellos de botella ferroviarios de España. De su entrada en funcionamiento dependerá que pueda iniciarse el desmantelamiento de la vía, tal y como piden los alcaldes, o se impulse el tranvía, según piden las plataformas en defensa del transporte público.

Temas

Comentarios