Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una década perdida para los salarios en España

En los últimos diez años el poder adquisitivo de los trabajadores se ha reducido en casi dos puntos de media, donde más de Europa

Lucía Palacios

Whatsapp
Los trabajadores han visto cómo en una década sus salarios dan cada vez para menos. FOTO: Alba Tudó

Los trabajadores han visto cómo en una década sus salarios dan cada vez para menos. FOTO: Alba Tudó

Puede decirse que los últimos diez años han sido  una década perdida para el poder adquisitivo de los trabajadores, que se ha reducido en este periodo casi dos puntos de media. Y es que aunque los datos digan que el sueldo medio en España ha aumentado en algo más de 2.500 euros en la última década, al ascender hasta los 22.806 euros brutos al año frente a los 20.246 euros de 2007 –según se refleja en la Encuesta Anual de Coste Laboral publicada por el INE–, la realidad es bien diferente y ese dinero de más no ha ido a la cartera de los empleados, sino a pagar el encarecimiento de la vida. Y no llega. Porque mientras que el salario bruto medio creció un 12,65% de 2007 a 2017, la inflación en ese decenio se incrementó un 14,44%, lo que significa que los españoles han perdido 1,79 puntos de capacidad de compra. 

Incluso ha habido años, como en 2012, 2014 y 2016, en los que la remuneración media de los ocupados disminuyó: un 0,62%, un 0,21% y un 0,32%, respectivamente. Y eso que los trabajadores mejor pagados tiran mucho hacia arriba del salario medio, como se evidencia en el hecho de que el sueldo más frecuente disminuye hasta los 16.497 euros brutos al mes, según los datos de otra encuesta del INE referentes a 2016. Esto significa que la mayor parte de españoles cobra en el entorno de los 1.000 euros al mes netos, o menos, una vez descontados impuestos y divididos en 14 pagas. 

A modo de consuelo, cabe destacar que este estancamiento e incluso caída de los salarios no es un fenómeno exclusivo de España, sino que se ha producido en la mayor parte de países. 

Sin embargo, el consuelo dura muy poco si se tiene en cuenta que la peor parada de todos los países de la Eurozona –con permiso de Grecia– es España, donde los sueldos reales disminuyeron un 1,8% el año pasado, su nivel más bajo desde antes de la crisis, y eso pese a que la economía avanzó un 3% en 2017, según se desprende del mencionado informe. 

Efectivamente, del año 2000 a 2008 los salarios pactados por convenio subieron de media por encima del 3%, según los datos recogidos por el Ministerio de Empleo. Pero ya en 2009 se redujo el incremento al 2,25%, cayendo a partir de entonces y tocando fondo en 2014, con apenas un alza del 0,5%, aunque se compensó entonces con una inflación negativa. Lo dicho, una década perdida.

Temas

Comentarios

Lea También