Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Polémica por una tala masiva de pinos en la Anella Verda

La Generalitat dice oficialmente que todo está en regla, pero otras fuentes indican que la empresa no tenía autorización para cortar todos los árboles de una zona, sólo algunos

Àngel Juanpere

Whatsapp
Las máquinas tienen permiso para hacer una tala masiva de pinos, pero no para cortarlos todos de forma masiva. FOTO: Julián Gómez

Las máquinas tienen permiso para hacer una tala masiva de pinos, pero no para cortarlos todos de forma masiva. FOTO: Julián Gómez

La tala masiva de árboles en la zona del Mas d’en Garrot, en el término municipal de Tarragona –limítrofe con el de Els Pallaresos–, ha levantado polémica entre las personas que acostumbran a pasear por esta zona boscosa situada en plena Anella Verda de la ciudad. Fuentes del Departament d’Agricultura indicaron al Diari que todo está correcto –reconocieron que los agentes rurales pararon los trabajos durante cuatro días–, otras aseguraron que el permiso que tiene la empresa es sólo para aclarar el bosque, cortando algunos árboles para que no haya tanta densidad de combustible en caso de incendio, pero en ningún caso una tala masiva, incluso del matorral y margallons –un arbusto protegido–.

La finca en cuestión es de propiedad privada, gestionada por una entidad que depende del Departament d’Agricultura y que tiene otorgado un plan técnico de gestión y mejora forestal. Incluye una serie de actuaciones para cortar pinos para que no haya tanta densidad de masa arbórea. Los trabajos comenzaron en la primera quincena de enero. 

Unos excursionistas vieron que los operarios habían arrasado una zona, talando indiscriminadamente los pinos. Pusieron los hechos en conocimiento de los agentes rurales, que levantaron acta  y lo notificaron también al Centre de la Propietat Forestal (CPF). 

Los trabajos estuvieron parados unos días y continuaron de forma correcta, tal como marcaba el plan técnico y bajo la supervisión de los agentes rurales y del CPF. A partir de este momento, la tala se está haciendo, al parecer, de forma totalmente legal. Se está realizando de una forma selectiva para que el bosque quede sin grandes aglomeraciones de árboles que, en caso de incendio, podrían facilitar su propagación. 

La versión oficial
Fuentes del Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca, Alimentacio i Medi Natural de la Generalitat negaron al Diari que se hubiese detectado cualquier irregularidad: «Los ingenieros técnicos y los agentes rurales están trabajando para que la empresa cumpla lo que tiene autorizado y siga las condiciones establecidas». 

Las mismas fuentes precisaron que los agentes rurales, después de recibir diversas quejas ciudadanas, se trasladaron al lugar y pararon los trabajos para saber si los mismos se adecuaban al permiso que tenían. Al cabo de cuatro días, después de ver que era así, «dieron permiso para que continuaran». Sobre el pino singular, apuntaron que durante el vendaval de 2014 se torció y que el propietario decidió cortarlo para prevenir riesgos.

Temas

Comentarios

Lea También