Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El ocio nocturno de Reus se consolida

Bares y discotecas apuntalan su éxito en la variedad de la oferta y para todas las edades 

C.Valls

Whatsapp
Imagen del interior de Green Dog Café, ubicado en la plaza del Castell, en pleno núcleo del casco antiguo de la ciudad. FOTO: Cedida.

Imagen del interior de Green Dog Café, ubicado en la plaza del Castell, en pleno núcleo del casco antiguo de la ciudad. FOTO: Cedida.

La llegada de los ochenta en Reus supuso un revulsivo para la ciudad en lo que a ocio nocturno se refiere. Abrieron numerosos locales que la convirtieron en todo un referente: el Dadà, el Chamonix, el Paradís, el Keyboard, el Drums, la Metàl·lic, el Focus, el Casablanca y el Koala, entre muchos otros fueron establecimientos que aún hoy permanecen en la memoria de muchos reusenses.  A medida que dicha época fue avanzando, el panorama también  cambió. La juventud sentía la necesidad de vivir nuevas experiencias y, de repente,  la ciudad se sumió en una época gris, sin ambiente. La gente de cierta edad ya no salía y la juventud empezó a moverse por otros pueblos y ciudades. 

«Cuando nosotros empezamos en la ciudad, nuestro objetivo era traer un punto de atracción a ella, porque el monopolio lo tenía Salou, le siguió durante un periodo corto La Pineda y luego llegó el puerto de Tarragona. La adaptación siempre ha sido obligatoria. Ese es el misterio de nuestra continuidad, que no hubiera sido posible sin el apoyo de todo el equipo que hay detrás», explica el promotor de La Fábrica, Josep Maria Tintorer. Un local al que, hará un par de años, se le renovó imagen e interiores.

«Sumamos treinta años en activo y nos hemos mantenido creando una oferta lo más completa posible y con espacios para todo tipo de público. Hoy,  la gente adulta que ronda o supera los 40 y 50 también sale y había que acogerla, pues antaño estaba algo olvidada. Además, los colectivos de gente sin pareja (singles) están en auge», continúa Tintorer. Gracias a dicha adaptación, el abanico de gente que sale por la noche se ha ampliado y poco a poco ha ido reactivando las noches de la capital del Baix Camp. 

«Este movimiento que hay en el  centro de la ciudad se remonta a algo más de una década. El dinamismo de la ciudad parece haber vuelto. Y es que son muchas las ventajas de salir por la noche en Reus. Significa evitar coger el coche y tenerlo todo muy cerca, acortas las distancias a pie», valora Raúl Juárez, propietario del local The Green Dog Café, ubicado en la plaza del Castell. Como muchos otros, él ha creado distintas áreas de ocio. «Una en la que puedes bailar mientras tomas algo, otra más tranquila en la que puedes estar sentado y, para los que les guste estar al aire libre, pueden optar por la terraza», describe. 

Las terrazas

Y es que el modelo de ocio ha derivado en la creación de locales con distintos ambientes completamente versátiles y con música para todos los gustos, según horarios. «No nos podemos permitirnos el lujo de tener ningún margen de error, si podemos juntar a toda la familia en un mismo espacio y que ésta se reparta en nuestro local según sus gustos, mucho mejor», completa Juárez. Si bien es cierto, la gran mayoría de locales situados en el casco antiguo son generalmente medianos y pequeños. 

«El hecho de disponer de un local muy grande, obliga a asegurarte como mínimo 1.000 personas. Eso requiere una responsabilidad y haberse hecho una marca en la ciudad», opina Tintorer. Cabe decir, que las terrazas se han convertido en todo un reclamo en Reus. La gran mayoría de locales nocturnos han optado por esta opción. Entre muchos otros, es el caso de As de copes, Absenta y también del espacio recién inaugurado Sabana, ubicado donde lo hacía antes la discoteca Drums, cerrada el pasado verano. Al frente se encuentran Pep Cuerba y Josep Vila, junto a un equipo numeroso y de perfil joven.

«Conservamos la propiedad con una dirección totalmente renovada. Nuestra ideología pasa por trabajar en equipo y por complementar la oferta de ocio en la ciudad con trabajadores con experiencia en el sector. Venimos a sumar con un proyecto que apuesta fuerte por la diversidad de ambientes y para todas las edades, pero también con una oferta potente que se encuentra en la terraza», resume Pep Cuerba.

Según describe por su parte Josep Vila, han querido crear un punto verde en el centro de la ciudad. «De ahí el nombre de Sabana, parecido a un oasis. El espacio era único y queríamos aprovecharlo. Hemos intentado crear una terraza acogedora con tarima para aquellos que quieran sentarse y otra zona para los que prefieran estar de pie en mesas más altas. A todo esto se le sumará la zona interior, donde se podrá bailar y que ha sido totalmente reconstruida para la comodidad de los asistentes», resumen los dos jóvenes. 

A nivel de sala, anuncian que habrá una iluminación  innovadora y un espacio con sofás integrado en el interior. Consideran que es «un buen momento para lanzar un proyecto nuevo» y así potenciar las noches de Reus. Sus principales objetivos son «ofrecer un trato cercano al cliente con una propuesta nueva y diferente». 

Temas

Comentarios

Lea También