Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«La sentencia contra Juana Rivas no tiene ni pies ni cabeza»

En pie de guerra. Los colectivos feministas de Tarragona leyeron ayer un manifiesto para protestar en contra de una sentencia «injusta»

Beatriz Sánchez

Whatsapp
Poco a poco, la gente se fue sumando a la concentración de la Plaça de la Font.  FOTO: Alfredo González

Poco a poco, la gente se fue sumando a la concentración de la Plaça de la Font. FOTO: Alfredo González

Cinco años de prisión por la sustracción de sus dos hijos, seis años de inhabilitación de la patria potestad sobre ambos, una indemnización de 30.000 euros por el daño moral y material a su expareja, Francesco Arcuri, además del pago de todos los costes del juicio. Esta es, resumidamente, la sentencia que el juez dictó el pasado viernes para la madre de Marcena (Granada), Juana Rivas.

Después de diez días tras el juicio, celebrado el 18 de julio, el juez concluyó con que Rivas «explotó el argumento del maltrato», lo que insinúa que ha mentido para obtener beneficios con la denuncia que presentó en 2016 contra su expareja y en la que relata los episodios de malos tratos que vivió entre 2013 y 2016.

Ante esta sentencia titulada por gran parte de la sociedad como injusta, las redes sociales empezaron a arder la semana pasada y no lo han dejado de hacer hasta el momento. Políticos, actores y actrices, colectivos y millones de ciudadanos han mostrado su enfado ante el resultado final de esta triste historia. 

En Tarragona, la protesta salió a la calle ayer. El Colectivo Fridas, junto al Sindicat d’Estudiants y el Sindicat Lliures i Combatives, habían convocado una concentración. Una veintena de personas se acercaron hasta la Plaça de la Font para escuchar el manifiesto que leyeron las chicas del colectivo feminista y los sindicatos.

Judith Sangüesa, una de ellas, comentaba con otras compañeras el caso de Juana Rivas. «La sentencia de este juez no tiene ni pies ni cabeza. Solo se ha centrado en el testimonio del exmarido. Queda claro que se trata de una decisión patriarcal y que el juez no tiene ninguna formación para dictaminar sentencias de género», decía. 

El manifiesto fue conmovedor y consiguió hacer reflexionar a la gente. En él destacaron frases como: «Y ahora, aún con una sentencia que reconoce que ella ha sido víctima de violencia machista, es condenada a prisión y apartada de sus hijos. ¿Y luego se extrañan que haya mujeres que no denuncien a su maltratador?»

La opinión de una abogada 

Una vez acabados los parlamentos del colectivo Fridas, Pilar Casas, abogada, quiso dar su punto de vista jurídico sobre este caso. «Hoy he leído la sentencia y he visto muchos comentarios en ella, comentarios que un juez no puede permitirse. Más que una sentencia parece una columna de opinión, y esto es inaceptable», añadía. 

Además, Casas explicó a los allí presentes las incongruencias que tenía la resolución del caso. «A Juana Rivas la han condenado por dos sustracciones, cuando realmente solo es una, pese a que se trate de dos menores. No han aplicado ningún tipo de atenuante cuando ha quedado claro que ella es una madre que está defendiendo a sus hijos. Se han cargado todo el argumento aún teniendo el testigo del hijo que fue maltratado por el padre y la denuncia de ella por lo mismo», decía la abogada.

Pese a que este caso no ha conseguido movilizar a tantas personas como en otras ocasiones, por ejemplo en las concentraciones que se celebraron para manifestarse en contra de la sentencia de La Manada, el Colectivo Fridas y los sindicatos que ayer lo acompañaron, piensan seguir en pie de guerra para protestar en contra de todas estas resoluciones judiciales patriarcales que realzan el poder del hombre y achantan a las mujeres.  

Temas

Comentarios

Lea También