Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Licencia para soñar (Reus B 0-2 Pobla)

La Pobla se lleva el derbi gracias a los goles de Gabri Vidal y Moha y se mete en puestos de play off

Juanfran Moreno

Whatsapp

Con Gabri Vidal y Moha se puede ir a la guerra con garantías. Jamás se puede dudar de ellos porque ambos demuestran en cada partido que su compromiso es máximo. Probablemente, si solo confiaran en su talento no tendrían un rol capital como el que tienen en los planes de Juanma Pavón. Por eso, ambos son dos futbolistas intensos, solidarios y que ejecutan a la perfección las demandas tácticas que les pide su entrenador.

Ayer, ambos reventaron el derbi con dos goles que contaron con la participación directa e indirecta del mediapunta y el delantero de la Pobla. Vidal abrió el marcador tras asistencia de Moha, y el segundo sentenció tras una gran recuperación del primero y un gran pase al espacio de Brugui. Además, con el pinchazo del Terrassa, que no pasó del empate frente al Horta, los granas se colocan en puestos de play off gracias a la diferencia de goles. 

El encuentro comenzó dando síntomas de presión. Ninguno de los dos equipos andaba lo suficientemente suelto como para encontrar grietas en las trincheras. La Pobla salió mandona, pero el Reus B replegó con inteligencia y concentración. 

Fruto de los pocos espacios, el choque fue entrando en un bucle de juego espeso y constantes interrupciones. De hecho, solo Brugui despertó ilusiones y alarmas con un disparo desde la frontal en el 15’ que Chechu Grana atajó sin problemas. 

Peligro en las transiciones

Pese a las pocas ocasiones, al filial rojinegro se le intuía temores en las transiciones defensivas. Moha olía el peligro. Vislumbraba que en el espacio podría estar la gloria. Se lo apuntó para la segunda mitad. 

Antes de que se llegase al descanso, el filial reusense tuvo más el balón aunque se mostró demasiado plano en la fase de elaboración. Adolece de punch. 

Con la reanudación, la Pobla aumentó la sensación de superioridad. Incrementó el ritmo del juego y añadió mayor vértigo a sus acciones. El Reus B asistió a una salida en tromba de los granas. 

Finalmente, la Pobla golpeó. Lo hizo en una jugada trenzada en las profundidades del área. Moha aprovechó un centro tenso para ceder el balón con una medida dejada de pecho a Gabri Vidal, quien no perdonó en el mano a mano frente a Chechu Grana.

El escenario que se le ponía por delante a la Pobla era predilecto para el divertimento. Tocaba tener cabeza y matar al espacio. Rápidamente se pudo observar que el Reus B no estaba cómodo en esa tesitura. Le costaba transitar en defensa. Un auténtico calvario, más si se tiene en cuenta con que la Pobla cuenta con futbolistas que se despliegan con una facilidad tremenda y que suelen acudir al espacio con una sonrisa en su boca.

En una de esas circulaciones planas de balón que abundaron en el filial rojinegro, Gabri Vidal tiró de intensidad y coraje para recuperar el balón y encontrar a Brugui en el pasillo central. El extremo interpretó con rigor lo que demandaba la jugada y condujo hasta atisbar el paisaje que se le dibujaba a Moha en la espalda de los centrales reusenses. Filtró un balón medido y el delantero de la Pobla definió con el interior al palo largo de Chechu Grana. Gol de libreto y derbi al bolsillo.

Pudo ser más abultado el resultado final, pero el filial grana no logró ampliar la ventaja en varias contas sumamente peligrosas. Al final, tres puntos al zurrón y asalto al play off. 

Temas

Comentarios

Lea También