Últimas horas decisivas

Pegada de carteles marcada por la alta presencia de seguridad y con final en el ensayo de la Colla Jove

Núria Riu

Whatsapp
Un momento del rifirrafe con la policía secreta, antes de la pegada de carteles. Foto: Lluís Milián

Un momento del rifirrafe con la policía secreta, antes de la pegada de carteles. Foto: Lluís Milián

Lo que hemos visto en los últimos días no ha tenido nada que ver con una convocatoria electoral como las que estamos acostumbrados. Así que tampoco podía ser habitual el final de campaña para el referéndum de este domingo. En Tarragona la noche empezó en la calle Estanislau Figueras y acabó en el Cós del Bou, en el local de ensayo de la Colla Jove. Entre un punto y el otro tan solo pasaron unas pocas horas. Sin embargo, el ambiente tenso que hubo en algún momento del inicio quedó completamente eclipsado a medida que avanzaban las agujas del reloj.

La noche no se presentaba nada apacible cuando de forma inesperada un grupo de agentes de seguridad de paisano empezaron a solicitar la documentación a algunos de los jóvenes que se dirigían a la Plaça de la Imperial Tarraco. «Yo iba caminando hacia la Plaça de la Font cuando me han pedido el DNI», describe Joan Rovira. Los agentes lo mantuvieron durante unos instantes con la documentación de otros jóvenes que también estaban en la calle. Y, finalmente, se lo devolvieron cuando empezaron a ser increpados y algunos de los participantes les solicitaron que se identificasen. 

Tras confiscar algunos carteles y un megáfono los agentes se marcharon y empezaba lo que debía ser la última empapelada de esta campaña. 

Marc Sáez participando en la campaña. Foto: Lluís Milián

Delante de la antigua Facultat de Lletres empezó el reparto del material. Y poco a poco la multitud comenzó a repartirse para dejar constancia de su paso por las calles más céntricas de la ciudad. Entre los participantes estaba Marc Sáez, tarraconense que en los últimos años vive en Polonia y que se ha venido a puesta para vivir en sus propias carnes este momento decisivo. Llegó para las fiestas de Santa Tecla y se ha quedado unos días más. «He venido para hacer algo histórico. Lo que está pasando es lo más importante que ha vivido este país desde Franco», asegura.

Aunque vive a miles de kilómetros de su ciudad, Sáez sigue los acontecimientos que nos han llegado hasta aquí. Twitter, la radio, la familia  y los amigos son los principales medios a partir de los cuales va siguiendo la actualidad. Una información que después comparte con sus nuevos amigos en el extranjero. «Claro que están informados. Les explicas lo que está pasando y lo entienden. Se habla de ello», manifiesta.

¿Y qué pasará en las próximas horas? Sáez lo tiene claro: «Se votará». Y lo dejamos mientras continua pegando los carteles de Democràcia que se han convertido en una de las imágenes de estos últimos días. 

Nuevamente la puerta y la fachada del Ayuntamiento fueron empapeladas

A medida que uno va subiendo la Rambla, pueden verse carteles por todas partes. Desde la coca central el sonido que más se escucha es el zas de la cinta adhesiva que va dejando su huella. «Democracia. Si tú no vas ellos ganan», «Sense desobediència no hi ha independència» y la imagen de la papeleta para el referéndum del cartel de ERC van llenando paredes, bolardos, papeleras e incluso el Monument dels Castells. Especial atención pusieron los participantes en dejar bien «decoradas» las puertas de la OMAC en la Rambla Nova, y la comitiva siguió  avanzando su camino hacia las puertas del Palau Municipal, en la Plaça de la Font.

Nuevamente las puertas y la fachada del Ayuntamiento quedaron en pocos minutos completamente empapeladas, como muestra de rechazo a la oposición del alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, a ceder espacios para la celebración del referéndum.

Ensayo como todos los viernes en el local de la Colla Jove de Tarragona.  Foto: Lluís Milián

Son las diez en punto, y en la calle Cós del Bou, la Colla Jove Xiquets de Tarragona empieza su ensayo. No es un viernes cualquiera. Se comenta la presencia de agentes de paisano. Será un fin de semana largo en uno de los locales que se habilitará como punto de votación. La entidad tenía previsto acabar el ensayo con el visualizado de algunos vídeos de la gran temporada que han hecho y después tienen previsto pasar la noche  en el local. Mañana les espera un día de zumba, vermut, la Diada Blava, cena popular y música que les conducirá a la segunda noche de vivac en la sede. Recibieron el calor del coro Sageta de Foc, una visita insólita para unos momentos decisivos. El independentismo ve como se acaba una campaña tras momentos de dudas en algunos. A la espera de las próximas horas, el sabor es a victoria.

Temas

Comentarios

Lea También