Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Ayuntamiento de Reus rechaza la moción del PP contra el 1-O

El PDeCAT, Esquerra y la CUP votan en contra. Socialistas y Ara Reus se abstienen. Sólo votan a favor populares y C’s

EFE

Whatsapp
Dos jóvenes mostraron una pancarta exigiendo que Carles Pellicer ponga las urnas. foto: Alfredo González

Dos jóvenes mostraron una pancarta exigiendo que Carles Pellicer ponga las urnas. foto: Alfredo González

El pleno del Ayuntamiento de Reus tumbó ayer la moción del PP para rechazar el referéndum del 1 de octubre. El PDeCAT, ERC y la CUP votaron en contra, el PSC y Ara Reus se abstuvieron y el texto sólo recibió el apoyo de los populares y Ciutadans, que suman seis concejales. 

La moción pedía el compromiso del consistorio de no apoyar al 1-O, así como no proporcionar medios ni personal municipal, además de reclamar que Reus abandone la Associació de Municipis per la Independència (AMI). 

Pellicer apuntó que defenderá siempre el derecho a decidir y votar 'a pesar de los ataques que puedan venir, vengan de donde vengan'

El alcalde, Carles Pellicer (PDeCAT), apuntó que esta moción «no tenía cabida» en el pleno porque el referéndum no está convocado, y afirmó que defenderá siempre el derecho a decidir y votar «a pesar de los ataques que puedan venir, vengan de donde vengan». Además, se comprometió a actuar con responsabilidad y «siempre que se considere, las decisiones irán acompañadas con informes de secretaría». «Haré lo que toque cuando sea necesario», dijo.

El alcalde contestó a una pancarta que las JERC desplegaron durante el debate de la moción donde se leía «Baiget no lo tenía claro. Pellicer ¿y tú?», además de reclamar que «ponga las urnas». Pellicer aseguró «que no dude nadie» que hará «lo que toque, cuando sea necesario», pero reclamó que «dejen de atacar y presionar» porque «no son tiempos para rencores sino para la reflexión y el saber hacer». Sostuvo que hay que actuar con prudencia para preservar el valor «más preciado», la unidad social.

El portavoz del PP, Sebastià Domènech, aludió a la destitución del conseller Jordi Baiget para asegurar que el Procés es «un callejón sin salida que produce víctimas políticas cada día que pasa» y que el problema lo tiene el PDeCAT, «que hace de cabeza de turco». 

Juan Carlos Sánchez, de C's, señaló que el cese de Baiget demuestra que 'quien dice algo diferente, cae'

En la misma línea se expresó el líder de Ciutadans, Juan Carlos Sánchez, según el cual el cese de Baiget demuestra que «quien dice algo diferente, cae».

La CUP lamentó que el grupo municipal popular sólo presenta «mociones vacías de contenido» que son simples declaraciones de intenciones, dijo el cupaire Edgar Fernández.

La portavoz de ERC, Noemí Llauradó, pidió al PP «que no sufran los trabajadores públicos» por su participación en el referéndum y les acusó de continuar con el discurso del miedo que «la sociedad ya tiene superado».

El portavoz del PSC, Andreu Martín, reclamó la propuesta de una solución política por parte del gobierno español. Desde Ara Reus, Dani Rubio apuntó que la posición ideal sería un referéndum acordado y que el 1-O «no será la solución definitiva que recoja la voluntad del pueblo de Catalunya».

Comentarios

Lea También