Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Larga vida al baile

Da igual que sea danza clásica, hip hop o claqué. El baile mejora nuestra salud en muchos sentidos. Nos eleva el ánimo, reduce el estrés y nos mantiene activos físicamente

Silvia Fornós

Whatsapp
La danza clásica sigue siendo una de las preferidas en la escuela Artis-Fraga de Reus. foto: alba mariné

La danza clásica sigue siendo una de las preferidas en la escuela Artis-Fraga de Reus. foto: alba mariné

«El sueño de Felicia es convertirse en bailarina de la mejor escuela de ballet del mundo». Los 450 alumnos de l’Escola de dansa i arts escèniques Artis-Fraga de Reus comparten la misma ilusión que la protagonista del film de animación Ballerina. La película La ciudad de las estrellas (La La Land) (2016) también ha popularizado esta pasión por el baile desde la gran pantalla.

«Creo que ambas películas nos harán un favor, y motivarán a futuros alumnos, pero todavía es temprano para medir las futuras repercusiones en el centro», afirma Pilar Sanz, directora de la escuela.

Polos opuestos que conquistan

Poco tienen que ver la danza clásica y el hip hop, pero cautivan a decenas de alumnos de la escuela Artis-Fraga. «Es curioso que dos modalidades de danza tan diferentes sean las que triunfan en la escuela, si bien la danza clásica es la madre de todas y todavía se impone», destaca Pilar Sanz.

Danza clásica, contemporánea, española, jazz, claqué o hip hop, en cada una de sus especialidades como son el poppy, break dance o free style, son algunas de las disciplinas que se imparten en l’Escola de dansa i arts escèniques Artis-Fraga de Reus. La psicóloga Olivia Sacristán nos sugiere «que elijamos bailes que vayan con nuestra personalidad y condición física, e ir con un ánimo curioso y abierto. Perdiendo la vergüenza y con ganas de pasarlo bien, sin querer demostrar nada. Así estaremos relajados y desinhibidos y conseguiremos lo más importante: divertirnos».

Cuerpo y emociones

El baile es mucho más que una diversión. Neus Plana es licenciada en Psicología por la URV e intérprete de flauta travesera por la Escola Superior de Música de Catalunya, además de dar clases de percusión corporal. Conoce en primera persona los beneficios de mover el cuerpo.

«Cuando bailamos conectamos nuestro cuerpo físico con el cuerpo emocional mediante una ordenación de movimientos. Diferentes patrones coreográficos que nos aportan muchos beneficios para la salud: entra en juego la coordinación, el equilibrio y la flexibilidad, además de activar el cuerpo con la práctica de ejercicio físico».

La psicóloga de Reus Olivia Sacristán añade que «bailar eleva el ánimo. Hay estudios que asimismo demostraron que pacientes deprimidos aliviaron sus síntomas y mostraron mejor vitalidad. Ante un día difícil el hecho de bailar nos ayudará a distanciarnos emocionalmente de la situación, y a saberla relativizar y colocar en su sitio».

Beneficios en los niños

Muchos descubrimos el baile y empezamos a dar los primeros pasos cuando somos pequeños, ya sea porque nos gusta o para mejorar algún aspecto de nuestra salud. «Bailar es una manera lúdica de hacer psicoterapia en niños. Así por ejemplo existen sesiones para niños con trastorno del espectro autista (TEA) o para trastornos de ansiedad, que permite llegar a ellos de una manera mucho más eficaz», detalla Olivia Sacristán. En el caso de niños hiperactivos «el baile les ayuda a calmarse de una manera natural, sin medicación. Mejora su atención y también les ayuda de manera indirecta los otros beneficios que proporciona el baile, como la mejora de la autoestima».

El instrumento en los pies

El claqué es uno de los estilos que pisa fuerte, pero es difícil de dominar. «Es como si llevases un instrumento en los pies, tú estás tocando el instrumento y además tienes que bailar y que coordinar todo tú cuerpo, sin olvidarte de la interpretación», detalla Pilar Sanz. Calzarse los zapatos de claqué es todo un reto. «Impone respeto, hay gente que cuando empieza a bailar se asusta un poco», añade la directora de la escuela Artis-Fraga. Este año Reus será de nuevo el epicentro del claqué, con la vigesimonovena edición del Festival de Claqué de Reus.

Quien consigue hacer música con los pies escucha esta melodía toda la vida. «Quienes consiguen bailar claqué no se cansan nunca», afirma y añade que «hay disciplinas de baile que mueren durante un tiempo y después resucitan, con el claqué no pasa. Aunque no es un baile de masas, nunca ha muerto». Larga vida al claqué y al baile.

Los chicos también mueven el cuerpo

 

La directora de l’Escola de dansa i arts escèniques Artis-Fraga de Reus se alegra de que cada vez más hombres queden atrapados por el baile. «Tenemos un centenar de alumnos. Algo que era impensable hace unos años porque la danza era un tabú para el género masculino», detalla Pilar Sanz. «Años atrás había niños que les gustaba bailar pero no conseguían que les apuntasen sus padres», cuenta. Estilos como el hip hop han despertado la pasión de muchos bailarines. 

«Algunos alumnos entran queriendo bailar esta disciplina y después pasan a otras modalidades como el ballet. Tenemos mucho que agradecer al hip hop porque ha abierto las puertas de las escuelas a muchos niños», detalla la directora de l’Escola de dansa i arts escèniques Artis-Fraga de Reus.

La directora de l’Escola de dansa i arts escèniques Artis-Fraga de Reus se alegra de que cada vez más hombres queden atrapados por el baile. «Tenemos un centenar de alumnos. Algo que era impensable hace unos años porque la danza era un tabú para el género masculino», detalla Pilar Sanz. «Años atrás había niños que les gustaba bailar pero no conseguían que les apuntasen sus padres», cuenta. Estilos como el hip hop han despertado la pasión de muchos bailarines.

«Algunos alumnos entran queriendo bailar esta disciplina y después pasan a otras modalidades como el ballet. Tenemos mucho que agradecer al hip hop porque ha abierto las puertas de las escuelas a muchos niños», detalla la directora de l’Escola de dansa i arts escèniques Artis-Fraga de Reus.

Salud para las relaciones sociales

Bailar nos mantiene activos a nivel social. Neus Plana subraya que cuando bailamos con otras personas, además de interaccionar, establecemos vínculos emocionales al manifestarse como por ejemplo la empatía, el respeto, la imitación, el trabajo en equipo… «Bailar es un acto muy positivo que al ayudar a la persona a nivel individual repercute en todos los aspectos de su vida: la relaja mentalmente al mismo tiempo que la mantiene despierta a nivel físico», señala Neus Plana. La psicóloga Olivia Sacristán nos anima a bailar. «Nos saca de casa, de la rutina, del mirar nada más que las obligaciones o lo que queda por hacer. Nos conecta con el presente, con el aquí y ahora. Nos libera y nos hace creativos desde la diversión».

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También