«Algunos iban con las maletas y el patito de goma en el coche»

Los Mossos impiden que 1.000 vehículos traspasen el perímetro de confinamiento en el Segrià. Varios se dirigían de veraneo a la costa

ACN

Whatsapp
Control de vehículos por parte de los Mossos en Els Alamús, en la comarca del Segrià.  FOTO: acn

Control de vehículos por parte de los Mossos en Els Alamús, en la comarca del Segrià. FOTO: acn

Los Mossos d’Esquadra han hecho volver atrás a unos 1.000 vehículos en la primera semana de confinamiento perimetral del Segrià; entre 150 y 200 vehículos cada día. Los agentes han denunciado un ciudadano por desobediencia porque se quería marchar de la comarca y han levantado varias actas por incumplimiento de la resolución de Interior del 4 de julio. 

Según explicó el jefe del área regional de Tráfico de Ponent, Damià Larriba, las actas «se han hecho más a nivel de concienciación que sancionador». La excusa más utilizada por los conductores para salir ha sido la de motivos laborales. «Algunos, sin embargo, iban con las maletas y el patito de goma en el coche», relata Larriba, por lo que su destino era algún municipio del litoral, donde iban a veranear. La Costa Daurada suele ser uno de los lugares predilectos para ello. Muchos de los que intentaban entrar querían «ir a comprar», una opción que no está permitida.

Los Mossos d’Esquadra han montado 19 puntos fijos las 24 horas en el día para controlar las entradas y salidas del Segrià. En algunos de ellos cuentan con el apoyo de la Guàrdia Urbana de Lleida, la policía local de Alcarràs y la Guardia Civil.

En total trabajan entre 350 y 370 efectivos cada día y para hacerlo posible han incorporado a Mossos de Investigación o de Medio Ambiente al dispositivo de Tráfico, según explicó Larriba. Además, han tenido que readaptar servicios y reducir otros ordinarios para llevar a cabo este dispositivo.

Como refuerzo, también se han incorporado en el Segrià efectivos de toda Catalunya, excepto de Girona «porque es el territorio que está más lejos», según destacó Larriba. El 60% de los agentes que trabajan en estos dispositivos son de Lleida y el 40% del resto de Catalunya. 

Medidas más restrictivas
Por su parte, el conseller de Treball, Afers Socials i Famílies, Chakir El Homrani, no descartó ayer aplicar un confinamiento domiciliario de la comarca ilerdense debido a los rebrotes, si fuera necesario por al evolución de la pandemia.

El conseller remitió la responsabilidad de esta decisión al Procicat, el órgano en el que los Departaments de Salut e Interior trabajan de forma conjunta y en el que se evalúan este tipo de decsisiones, de acuerdo con los datos epidemiológicos y la evolución de la enfermedad.

Las palabras de Homrani ayer desde Lleida se contraponen con las del delegado del Govern a la demarcación, Ramon Farré, que el viernes descartaba el confinamiento domiciliario de los habitantes de la comarca. «No nos podemos permitir que todo el mundo se quede en casa suya», señaló.

Temas

Comentarios

Lea También